Ejemplos ?
ra un domingo, a las cinco de la tarde de un día lluvioso y frío: el café del Comercio, como sucede en días semejantes, estaba lleno de gente, no había más que una mesa vacante: un anciano se dirigía a ella con pasos costosos; seis jóvenes elegantes, con más descoco que despejo...
A su cama se vuelve con descoco y, creyendo abrazar al ser querido, en los brazos estrecha a la que ha poco con él perdiera el himen y el sentido.
Aquél tenía miembros añadidos en piedra; ésta los tiene perdidos en los hombres. Este descoco no es superado por tantos y tamaños estupros del propio Júpiter.
Y crúzanse besamanos, Nombres, sonrisas y señas; (84) Y repárase en el lujo, En la gracia y la belleza, Y el rico incomoda al pobre Y el pobre aguanta y se estrecha. Alli les distrae un calvo, Allá abajo una mozuela Que con descoco replica A algunas gracias groseras.
Corredores propicios en que José Manuel y Berta platicaban y en que la misma Berta, con su gentil descoco, me dijo alguna vez: "Si estos corredores como tumbas, hablaran ¡Que cosas no dirían!" Mas en estos momentos el zenzontle repite un silbo montaraz, como un pastor llamando a una pastora; y caigo en la lúgubre cuenta de que el zenzontle vive castamente, y su limpia virtud no ha de obtener un premio en Josafat.