descompuesto

(redireccionado de descompuesta)
También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para descompuesto

Ejemplos ?
Y mientras Juan esperaba la limosna y Rosario, lívida y descompuesta, hacía casi maleable con sus crispadas manos los hierros de la reja, y el barbero se pasaba asombrado la mano por la reluciente calva, Dolores contempló un instante de hito en hito al grande hombre, miró después con compasiva expresión a Rosario y después, sasando del bolsillo una moneda, arrojósela al Primores, diciéndole, siempre lánguida, siempre serena, siempre triste: -Tome usté, hermanito, y que de provecho le sirva.
o todos los argumentos de los que defienden el pasado merecen nuestra estima. Hay quien venera lo viejo porque de lo viejo vive, a semejanza de esos gusanos que roen madera descompuesta y papel de archivo.
Con una mano en la llave y una lámpara en la otra, delante del caballero la dama, a guiarle pronta; envuelta en cumplida capa la descompuesta persona, pronto a seguir el hidalgo a su noble bienhechora, sin movimiento quedaron ambos a dos, tumultuosas voces oyendo en el patio, sin que la razón conozcan.
Fuese con ellos a su mujer, y, antes que se los leyese, llamó a Costanza; y, con grandes encarecimientos, mezclados con amenazas, le dijo le dijese si Tomás Pedro, el mozo de la cebada, la había dicho algún requiebro, o alguna palabra descompuesta o que diese indicio de tenerla afición.
Don Casto observó que la niña estaba agitada, descompuesta, que tropezaba con las sillas; y el color encendido, el sudor que le caía en copiosas gotas por sienes y frente, notó que le sentaban muy mal.
Muerdo al fuego, y el bocado es daño y bien del mordido, no vierte sangre el herido aunque se ve acuchillado; mas si es profunda la herida por mano que no acierte, causa al herido la muerte y en la muerte está su vida. ¿Cuál es la dama pulida, aseada y bien compuesta, temerosa o atrevida, pudorosa o descompuesta, y gustosa o desabrida?
Cuando María Antonia se vio libre de la presencia de don Jacinto, quedó inmóvil y de pie por algunos instantes; rompió luego en insana risa y en descompuesta y nerviosa carcajada; y por último, se arrojó al suelo, retorciéndose, derramando un mar de lágrimas y balbuceando entre dientes el yo, pecadora.
Mi extraña conversión y el refinamiento vicioso de quien, sin caer en ello, era aún enamorada pecadora, me inducían a deleitarme con aquellas visitas, a aliñarlas con el sabor picante de un falso misticismo y con las mortificaciones y castigos que yo imponía a mi cuerpo, y a saborearlas regalándome y alimentándome con la dulzura de ellas, como si usía fuese mi Dios y no el que está en el cielo. »De aquí mi descompuesta furia, loca desesperación, cuando usía, advirtiendo a tiempo del peligro, dejó, con razón de visitarme.
Menudo de cuerpo y de alma, flaquísimo, blando, vacilante, tiritaba siempre bajo su antiguo chaqué sin color y sin forma, famoso en las conversaciones burlonas de los muchachos. La cara del maestro, roja y descompuesta, parecía de lejos una llaga.
Declárese por necio de primera tijera al que, siendo hombre de razonable hábito, va por la calle hablando con voz desentonada, descompuesta y alta, argumentando, lleno de capacidad y de toda compostura interior, de que los exteriores dan verdadero y claro testimonio.
Haciendo paso al que sale, el que iba a entrar se reporta, y al tiempo mismo en su rostro reflejó la luz dudosa. —¡Don Juan1—¡Don Tello!—exclamaron en voz descompuesta y honda ambos a dos personajes, como quien duda y se asombra.
Soltó su mano la espada, con voz descompuesta y cóncava diciendo al otro, que le oye con alma y con faz atónitas: «Idos, que yo os dejo libre; válgaos la buena memoria de una mujer que por mí osó hasta acción tan heroica.» Y saludando a la imagen con reverencia piadosa, dijo: «Hasta aquí mi venganza: ¡Dios me la tenga en memoria!» Dudándolo todavía, ve el milanés que abandona la iglesia, mas de ello al cabo sus sentidos se cercioran.