descomunal


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con descomunal: exhibir
  • adjetivo

Sinónimos para descomunal

Ejemplos ?
¿No se le había ocurrido ya una vez la disparatada idea de que la señora del pastor Rosemberg estaba por alumbrar y no pretendió introducirse en su camarote, armado de un fórceps descomunal?
A aquella hora asomaban en «las piezas» las galoneadas gorras de los empleados, saludados con el respeto que inspira la autoridad donde impera la fuerza; pasaban los cabos, vergajo al puño, con sus birretes blancos escasos de tela, como de cocinero de barco pobre, y comenzaban los «quinceneros» la limpieza de la casa, la descomunal batalla contra la mugre y la miseria que aquel amontonamiento de robustez inútil dejaba como rastro de vida al agitarse dentro del sombrío edificio.
Teníamos hambre de lanzarnos en esa vía del arte; las novelas nos habían preparado el espíritu para esa tarea, y nos parecía imposible que al año de curso no nos encontráramos en estado de escribir a nuestra vez un buen romance, con muchos amores, estocadas, sombras, luchas, escenas todas de descomunal efecto.
Y he aquí hijitos míos, los más pequeños de nuestra carne, nuestros palomitos, nuestras florecitas, nuestros conejitos, nuestras aguilitas, que comienzo a contar la historia de una hermosa ciudad… Se llamaba: MESHICO-TENOCHTITLAN, Y existió en estos lugares que ahora son ocupados por la descomunal y extensa urbe de México: Esta tremenda metrópoli que se fue extendiendo como ninguna otra lo ha hecho en el mundo y que pareció ir devorando a todas las pequeñas ciudades que la rodean en la antigüedad; antes TENOCHTITLAN, o mejor dicho MESHICO-TENOCHTITLAN, hoy, simplemente la ciudad de México.
Llegada la piedra a la ciudad, no quedó títere que no la viese y palpara, llegando a ser popular creencia que cabeza tan descomunal no podía ser obra de nacidos, sino del diablo en persona.
Colocado a mi derecha, luciendo en la almidonada pechera un descomunal y arcaico broche de diamantes y rubíes entrefalsos; con la servilleta puesta a guisa de babero, el patriarca me inspiraba una especie de respetuosa conmiseración mezclada con unos impulsos de reír, a que me guardé bien de dar salida porque para algo se hicieron la cortesía y la buena crianza.
Aunque ya era tarde, acudieron muchos vecinos y bastantes mozos que andaban de ronda, y Currito y yo nos vimos forzados a poner término a nuestro descomunal combate, envainando yo la espada sin ensangrentar todavía, y doblando él su truculenta navaja, que era de virola y golpetillo, y produjo al cerrarse ruido muy temeroso.
Como en relampagueos, el enlutado manto de aquel efrit descomunal, dejaba ver lentejuelas intermitentes que de inmediato sucumbían ante el espejo luminoso de la fastuosa capital, ya que ésta masacraba con sus brillos electrónicos y su indiferencia soberbia, a las estrellas fugaces que apenas asomadas, desaparecían.
También quisiera —mínimo tributo que me permito ofrendar al aristocrático y raro senado que me acoge— ser la excepción a la triste regla de los desmerecimientos y las ingratitudes, confesando, tan paladina como abiertamente, mi pasmo ante lo que, apoyados en vuestra propia y descomunal largueza, hoy me dais.
Según las citadas palabras, la Iglesia no solo tiene el derecho, sino que tiene la gravísima obligación de hacer oír su voz para que todos, patronos y obreros, Gobierno y pueblo, sean orientados por los principios eternos del Evangelio en esta descomunal tarea de crear las condiciones necesarias de vida para que todos los ciudadanos puedan disfrutar del bien estar que la Divina Providencia está regalando a la nación venezolana.
Haciendo a un lado mi desconcierto, sacié mi sed con esa agua turbia que me produjo repulsión al ver que dentro de ella pululaban animalillos asquerosos, pero como no había más líquido que ese… Lo que nada pude hacer fue con el apetito descomunal que me atormentaba; ni una hierba había comestible.
Ya se encontraban muy cercanas, cuando sentí que mi cuerpo comenzaba a estirarse y hacerse más grande, más grande hasta que la descomunal hormiga quedó ahí abajo muy pequeña.