desconfiar

(redireccionado de desconfía)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para desconfiar

recelar

Sinónimos

Antónimos

acautelarse

Sinónimos

Antónimos

  • confiarse
Ejemplos ?
Cuando el rey miró tantos obstáculos se sintió molesto, pues no había ordenado que se cazara en aquel lugar, sino a campo traviesa con el fin de facilitar los movimientos de los cazadores y sobre todo, los de él, que se hacía llamar, aquel que siempre es triunfador; como profería con ese orgullo del que se cree superior: -Si no hay un soberano triunfante siempre, el pueblo se decepciona, desconfía de él y se hace fácil blanco de rebeliones.
ú vives, cara hermana, todavía, y el desgraciado huérfano que vaga por lejanas regiones, desconfía si hay quien lamente su fortuna aciaga.
Estoyme en mi Tusculano medio libre.» Y añadiendo después otras razones, en que lamenta la edad pasada, se queja de la presente y desconfía de la venidera.
Tradicionalmente el pueblo es el desconfiado, pero ahora en reciprocidad el gobierno es el que desconfía del pueblo y eso es sumamente peligroso.
En negocios de francos todo cabe: reflexionemos: la cuestión es grave.» Y mohino tal vez, tal vez confuso, vueltas a dar a la cuestión se puso, y aquí a mi turno, y sin poder conmigo, entrando en la cuestión por cuenta mía, caviloso a mi vez, pregunto y digo: ¿Qué fué, lector, lo que amoscó a García? ¿Creyó que quien dineros da a su amigo, al fiárselos duda o desconfía?
¿Para qué…? Si al final… c) Nihilismo: Se desconfía de todo; en nada se cree. Las promesas sólo son palabras que se pierden en las ondas de los micrófonos o de las noticias.
Los viejos profesionales de la política no sólo han dejado de ser necesarios sino que están repudiados y condenados de hecho al asilamiento; a nadie arrastran, nadie los oye, todo el mundo desconfía aquí, ahora, hasta de aquellos que intentan defenderlos por cualquier aspecto.
Además, la que le envía billetes para su amigo, dice que son para Vigo; es decir, que o desconfía de él o intenta que García palpablemente comprenda que no quiere que se extienda a él su generosidad; y es natural, en verdad, que esta conducta le ofenda.
Repartir entonces lo que tenemos con los que nada tienen, dar de beber al sediento, dar de comer al hambriento, vestir al desnudo, hacer pasar, en fin, algunos momentos de felicidad a los desgraciados que arrastran una vida de privaciones y tormentos; he aquí la gran misión del rico en sus buenos días, cuando el cuerpo, lleno de salud y de vigor, y ardoroso el espíritu, no desconfía nunca ni de Dios ni del porvenir.
Y añade que en mayor obligación pone al género humano el que se ríe de él, que no el que le llora; porque el primero deja alguna parte de esperanza, y estotro llora neciamente aquello que desconfía poder remediarse.
Para esas vidas lentas, preñadas de paciencia y de cariño, para esas santas vidas largas, generadoras de lo grande, es indispensable el amor. El amor no desconfía, no se venga, no hiere; el amor siempre cree y perdona y vive y hace vivir.
– Bueno –respondí–, tiene dos sentidos. Se puede traducir: «guárdate de quien te ama, desconfía de los amantes». Pero en este sentido no sé si cave amantem sería un buen latín.