descubrir

(redireccionado de descubrí)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para descubrir

Sinónimos para descubrir

Ejemplos ?
Con decidido arranque, trepé como pude por una de aquellas palmeras con el fin de ver más allá del oasis y ya estando arriba, descubrí en la distancia, unas altísimas montañas que, según su forma, parecían estar forradas de bosques deslumbrantes en su verdor.
— Cuando la luna se ocultó nuevamente entre las nubes, se vio bajar del oscurecido cielo una inmensa cantidad de ojos muy rojos. Sus aleteos iban acompañados de espantosos chirridos y al estar cercanos a mí, descubrí que eran espeluznantes murciélagos.
-Voltee sorprendido y cuál no sería mi sorpresa cuando descubrí a Peter Pan que junto con Alicia me saludaban muy amables diciéndome: -Bienvenido a la biblioteca del País de las Maravillas.
Por fortuna, cuando la niebla se hizo menos densa, una vasta luz iluminó el islote; parecía una salida que conducía a tierra firme. Descubrí con alegría que era una península.
Por lo pronto, estoy muy contento porque ya descubrí la Biblioteca de las Maravillas y siempre me estará esperando para recorrerla y gozar por todos sus rincones con lecturas fabulosas.
Allá, en el fondo de la maleza, una tarde, no lejos del Río de Oro, descubrí un alucinante grupo de negras y negros en distintas etapas de la enfermedad.
La luna morada seguía pendiente y se balanceaba como si estuviera en el columpio de un circo. Desde ahí descubrí algo parecido a una grandísima mansión, tan descomunal que ocupaba gran parte del desierto.
Miré a mi rededor; descubrí que yacía en un alargado túnel de redondas paredes verdes, con piso de mármol azul y un techo del que se descolgaban hilillos refulgentes despidiendo armonías de exquisitos madrigales.
141 este pícaro malvado,90 como le descubrí el hurto en tu casa, él, esperando ocasión para vengarse, vino y, al punto mirando la joya que tú me diste, después de haberme llevado un bolso con cien escudos que tenía para el gasto de casa sobre esa mesa, me quiso quitar, porfiando de que la joya era suya.
La epistemología genética de Piaget me fascinó e intenté ir aplicándola en mis “experimentos” hasta que en ese proceso de leer, descubrí hacia 1967, un libro adquirido en los libros de uso de las viejas librerías de la avenida Hidalgo.
El juego, el canto, el dibujo, la actuación, el modelado interconectados con ciertos conocimientos eran los detonadores de su desarrollo inicial hacia otro de más avanzada. También descubrí que lo que yo intentaba realizar como algo nuevo, ya tenía aportaciones en nuestro país.
Entre ellos se corregían cuando se equivocaban: ¡reflexionaban y le “atinaban”. Descubrí que los nombres contenían el núcleo semántico que facilitaba a los niños guiarse por la lectura de los textos.