descubrir

(redireccionado de descubría)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para descubrir

Sinónimos para descubrir

Ejemplos ?
Él agachaba la cabeza, como persona a quien consumen melancolías y cuidados: ella movía los labios secos, como si rezase, y la viveza de la claridad que la alumbraba descubría los surcos de su tez y el afilamiento de sus delicadas facciones, que parecían labradas en marfil rancio, muy antiguo.
Parecía de edad de cuarenta y cinco a cuarenta y seis años, alto de cuerpo, moreno de rostro, cejijunto, barbinegro y muy espeso; los ojos, hundidos. Venía en camisa, y por la abertura de delante descubría un bosque: tanto era el vello que tenía en el pecho.
Una tarde sosegada de abril, cuando al horizonte entre dorados celajes y entre ligeros vapores el claro sol descendía, dando lugar a la noche, de quien los luceros daban ya en Oriente resplandores, de tal ya olvidado alcázar, en uno de los balcones, se descubría de lejos, vestido de negro, un hombre, que, en la baranda apoyado, al Occidente encarose, gran rato permaneciendo en una actitud inmoble.
Enjuto y seco lo mismo que la yesca; de ojos descoloridos y claros; de cráneo lucio y mondo, la perpetua risa descubría los dientes amarillos, y la alegría, que en los demás hombres suele ser indicio de bondad de corazón y condición sana y tratable, en él era como siniestra luz que alumbra una hoya.
Como la sala estaba fresca, tiritaba mientras comía, lo cual descubría un poco sus labios carnosos, que tenía la costumbre de morderse en sus momentos de silencio.
Y cuando, allá, a medianoche, rendidos ya por el sueño, yacían los servidores, reinando feral silencio, y en letargo sumergido también miraba al enfermo, en el estado terrible en que es casi muerte el sueño, a la luz trémula, opaca, de lejano candelero, que abultaba oscuras sombras en las cortinas del lecho, dando vislumbres escasas y fantásticos reflejos, en rapacejos de oro, molduras y terciopelos, Garcilaso, vigilante, un tenue rumor oyendo, se alzaba con mudos pasos, y a un lado del aposento levantaba no sin susto, un rico tapiz flamenco, y en la pared descubría angosto postigo abierto.
Aquello parecía un desierto. No se descubría casa ni choza, ni rastro de albergue humano por cuanto abarcaba la vista. El sol casi culminaba ya en el meridiano, y nuestros viajeros, recibiéndole a plomo sobre las cabezas, apenas proyectaban sombra.
-Porque esta noche hay juerga en ca de la Tururú, y estoy convidá a esa juerga, y no es cosa de que vaya con alpargatas valencianas. Y al decir esto, la Rabicortona descubría el pie, y además del pie algo también de la tentadora pantorrilla.
Y ahora, procure el lector formarse una idea de mi asombro, de mi fantástico asombro, de mi delirante arrebato del alma, cuando luego de mirar furtivamente en rededor, dejó ella que sus ojos resplandecientes se posaran en los míos, y con una sonrisa que descubría las blancas perlas de sus dientes, hizo dos claros aunque leves movimientos afirmativos con la cabeza.
Camino a Stanley, y poco menos que a dos leguas de la factoría, se descubría un trozo de selva diezmado por las termites u hormigas blancas.
Azerbaijan, con ojos de entendido, observaba los tipos humanos y descubría que en aquel rincón de Ceilán estaban representadas muchas de las razas del Sur de la India.
Sentíase invisiblemente acorralado. El sol descubría los asquerosos interiores de la calle en declive. Distintos pensamientos bullían en él, tan desemejantes, que el trabajo de clasificarlos le hubiera ocupado muchas horas.