desenfreno

(redireccionado de desenfrenos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para desenfreno

Ejemplos ?
—No —dijo el obispo—, te equivocas, esto no era más que un preparativo para sus desenfrenos, y apostaría cualquier cosa que al salir de allá consumaba otros mayores.
13 Como en pleno día, procedamos con decoro: nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias.
Estos dos ilustres personajes, íntimamente ligados por los placeres y los negocios con el célebre Durcet y el presidente Curval, fueron los primeros que imaginaron la orgía cuya historia narramos, y tras comunicársela a esos dos amigos, los cuatro fueron los actores de los famosos desenfrenos.
De este contraste surgió el nuevo furor lúbrico de Curval, quien se entregó a algunos desenfrenos con la vieja y Zelamiro que le valieron por fin la pérdida de su semen.
Henderá, si lo quiere, toda tierra; lanzará desde aquí rayos y truenos; fomentará los odios y la guerra; ladrará sus siniestros desenfrenos.
Hermana mía, soy joven, soy libertino, impío, soy capaz de todos los desenfrenos del espíritu, pero aún me queda mi corazón, y es puro, y es con él, amigos míos, con el que me consuelo de todos los defectos de mi edad62.
Nuestro hombre se calló y como unos seis meses después estalló el escándalo de los desenfrenos de los tres, que a su vez huyeron al extranjero, no teniendo ya nada que temer volví a París y, si debo confesaros mi insensatez, señores, volví tan pobre como me había ido, de tal manera que me vi obligada a entrar de nuevo en casa de la Fournier.
Que se contente con lo que la da, si le ama; pero que no trate de contradecirle; no sólo no lo conseguiría, sino que se haría detestar enseguida. Si soy razonable, nunca me afligiré por tanto de los desenfrenos de mi marido.
Mira, hermano, cuál es mi extravagante fantasía: quiero ser el Ganímedes de ese nuevo Júpiter, quiero gozar con sus gustos, con sus desenfrenos, quiero ser la víctima de sus errores: sabes, querido, que hasta ahora nunca me he entregado así más que a ti, por complacencia, o a alguno de mis criados que, pagado para tratarme de esa forma, sólo se prestaba a ello por interés; hoy no es ya ni la complacencia ni el capricho, es sólo el gusto lo que me decide...
Ese pretendido deshonor estaba bien hacía un siglo; hoy ya estamos de vuelta de esa quimera y mi marido no queda más mancillado por mis desenfrenos de lo que yo podría estarlo por los suyos.
Cuando los extranjeros nos quieren mal y tratan de traer á cuenta nuestras flaquezas, no olvidan al inhumano duque de Alba, á su Juan de Vargas y su Consejo de sangre, los autos de fe y los quemaderos, y los desenfrenos todos de nuestro odium theologicum.
DE SAINT-ANGE: Me las he entendido yo sola con quince hombres: he sido jodida noventa veces en veinticuatro horas, tanto por delante como por detrás. EUGENIA: Eso no son más que desenfrenos, proezas: apuesto a que has hecho cosas más singulares.
Tom, su amado hermano su único héroe, era el que la protegía de los desenfrenos de sus padres cuando aún vivían los cuatro juntos, antes de que este se casará y se mudara de hogar con su esposa Janie.
Con tan sólo 14 años, Pedro II solía excederse en el consumo de vodka, organizando reuniones privadas en sus aposentos palaciegos, en auténticos desenfrenos que minaban su salud.
El cuerpo se trata de una exhortación al gobierno virreinal que, en primer lugar, quiere hacer ver lo indeseable de la guerra: No obstante, pese a ello, la lucha insurgente es necesaria y será difícil detenerla: Tras un largo enumeramiento de las atrocidades causadas por el ejército realista en contra de inocentes y vencidos, así como de desenfrenos «con escandaloso quebrantemiento del derecho natural y positivo»...
Una noche, el Conde Muffat, que ha quedado arruinado por los desenfrenos de Naná, decide enfrentarla en medio de una fiesta organizada por ella, donde se celebran los triunfos de una yegua (llamada Naná en su honor) en un concurso hípico.
El 13 de marzo de 1911, el gobierno inició el caso de Los Estados Unidos versus cuarenta toneles y 20 barriles de Coca-Cola, esperando forzar a Coca-Cola a que eliminara la cafeína de su fórmula alegando argumentos como que el uso excesivo de Coca-Cola en un colegio de señoritas condujo a «desenfrenos nocturnos, quebrantamiento de las reglas de la escuela y de los modales femeninos, e incluso inmoralidades».
El edificio se ubicaba en el barrio Schöneberg, especializado en la venta de coches usados y en él Bowie compartía piso con Iggy Pop. La vida en Berlín de Bowie fue sin duda alguna mucho más tranquila en comparación a los desenfrenos vividos en Los Ángeles.