Ejemplos ?
No hay Pais alguno en la tierra, que no esté expuesto á sufrir la desgracia de abrigar en su seno, esos abominables monstruos, que enmascarados, con el simulado disfraz, de amor de la Religion, de la Patria y del bien público, solo intentan por su particular interes, la desorganizacion, la anarquía y el desorden.
Una revista de Buenos Aires, honrándome altamente, me solicitó colaboración para su número especial de evocaciones sanmartinianas y tuve con ese motivo necesidad de refrescar y sistematizar mis lecturas sobre “el inmortal de los Andes”, efectuadas anteriormente con desorden en el curso de años.
Los ojos se encienden y se apagan en un mismo instante, y aunque no nos conste que la causante de semejante desorden lo note, se tiene de cualquier forma la satisfacción de sentir toda esta agitación por una persona que se merece tanto.
¿Es que Mitre en el fondo no le había importado nunca la averiguación de la verdad por sí misma con respecto a Artigas, sino que todo lo que buscó y sólo quería era poder personificar en él documentalmente un aspecto – el del desorden – dentro de la revolución rioplatense?
11º Item, dijeron que por cuanto en el vender los dichos mantenimientos hay desorden por los vender a precios excesivos, de manera que conviene remediarlo, ordenaron y mandaron que el Diputado que fuere con el Escribano de Cabildo, viste las tiendas de los mercaderes y recatones cada y cuando que le parezca que convenga, y ponga los precios de cómo se ha de vender cada cosa de los dichos mantenimientos.
A causa de este desorden y de esta inconveniencia, y no porque un pié deje de guardar compás con la lira, tiene lugar la falta de acuerdo y armonía entre hermanos y hermanos, entre Estados y Estados, y en sus divisiones y en sus guerras sufren el cúmulo de males que mutuamente se causan.
con su conocido amor a la Patria, les persuadas que no tienen que temer; Que no den credito a vozes vagas, esparcidas muchas vezes con sobrada malicia pa. derramar la confucion y el desorden entre los buenos; Y que deven depositar toda su confianza en el Govno.
Tal vez las inutilidades y los vacíos existenciales que se dan en las sociedades en desorden o desorganizándose, y que generan un estilo de vida picaresco, produzcan el hambre de chismes: no se requiere gran esfuerzo; simple “ cultura ” obvia; tampoco grande erudición ni investigación acuciosa; aunque el chismoso haga gala de su degradada y trivial sabiduría.
Requena, Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores de la República, facilitándome los medios de hacer una detenida investigación en el archivo general; pero el estado de ese departamento es tan deplorable que en el desorden en que se encuentra, es toda una empresa de largo tiempo la revisación de los escasos legajos que existen; además parece que no se encuentran en él las actas capitulares, habiéndoseme indicado que ellas deben formar parte del archivo del Senado”.
Yo había mirado con dolor el extravío a que se abandonaba la razón en unos momentos que debían ser destinados a fijarla después de un examen riguroso, sobre las noticias que dieron mérito al desorden.
Y más adelante, después de caracterizar a esta nueva entidad que se levantaba “enemiga igualmente – dice – de los realistas y de los patriotas”, estas consideraciones y su cierre “Al frente de este elemento se pusieron caudillos oscuros caracteres viriles fortalecidos en la fatiga campestre, acostumbrados al desorden y a la sangre, sin nociones morales, rebeldes a la disciplina de la vida civil, que acaudillaron aquellos instintos enérgicos y brutales que rayaban en el fanatismo.
Artículo 66- Cada Cámara hará su reglamento y podrá con dos tercios de votos, corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación, y hasta excluirle de su seno; pero basta la mayoría de uno sobre la mitad de los presentes para decidir en las renuncias que voluntariamente hicieren de sus cargos.