despertar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con despertar: despertarse
  • all
  • verbo

Sinónimos para despertar

despabilar

Sinónimos para despertar

despabilar

Ejemplos ?
De ahí la insistencia en despertar las dudas y los retos cognitivos que acrecienten la motivación intrínseca del alumnado a través de la incesante práctica social de los signos para aprender.
Con él, TEZCOCO, y todo ACOLHUACAN, había llegado a tal exuberancia material y espiritual que no tardó mucho en despertar la envidia de quienes durante un tiempo, hacía siglos, los habían ayudado.
Añade los proveedores, finos conocedores del paladar del amo, que saben cuales sabores le excitan la gana, qué vistas le delectan, con qué novedad le puede despertar de la inapetencia, qué es lo que le asquea de tan saciado, lo que lo gusta aquél día.
Quiere decir, pues, que para que el radioso despertar de 1825 pudiera llegar a ser algo más que una aventura gloriosa, para que hubieran posibilidades serias de colmar el anhelo independentista la ayuda argentina era, más que necesaria, imprescindible.
¡Quedar así por siempre!», suspiran los enamorados, mirándose en el fondo de los ojos, mientras corre por sus nervios el estremecimiento del más dulce de los calofríos; y este deseo de anularse, de no despertar jamás del grato nirvana, surge inevitablemente, como si el amor sólo pudiera crecer y esparcirse a costa de la vida.
Marcha a solas con su vergüenza, y cada uno de sus pasos parece sacar del suelo una cosa muerta, una influencia ancestral, una preocupación de raza, un orgullo de familia, altiveces, selecciones, honores y fierezas que dormitaban en él, y al despertar angustian su pecho y perturban su pensamiento.
Obras como El Ramayana, , , , , , , entre tantas, pueden también ser disfrutadas por el alumnado, si el maestro ha sabido despertar equivalencias con el mundo del adolescente.
Del sueño y de la vigilia te diré que del sueño nace la vigilia y de la vigilia el sueño; que la generación de la vigilia al sueño es la somnolencia y la del sueño a la vigilia el despertar.
Y si yo fuera hombre de extender las manos y bendecir, todas las cosas y el despertar de la vida proseguirían su rutina iluminada, pero impregnadas de mí: ¡Tan fuerte es la expansión de la mente en un hombre de verdad!
Le habló también del tilo florido que crecía allí, y dijo: -Para que no pienses que lo que acabo de contarte es sólo un sueño, encontrarás sobre tu cama una hoja seca. Y, efectivamente, al despertar ella la hoja estaba allí.
—responde él, con el clásico dedo índice tembloroso al borde de los babeados labios—. Vas a despertar a los escuincles... —Otra vez t'emborrachastes y te gastastes toda la raya, Aureliano...
Era apenas un futuro muy pretérito... pluscuamperfecto... Silueta efímera que al despertar se les perdía. Era... YOCASTA Y lanzaba al viento hirientes ayes desgarradores.