devanar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con devanar: devanado, devanear
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • verbo

Sinónimos para devanar

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para devanar

bobinar

Sinónimos

Ejemplos ?
Pero el gatito negro ya lo había despachado Dina antes aquella tarde y así fue como ocurrió que, mientras Alicia estaba acurrucada en el rincón de una gran butacona, hablando consigo misma entre dormida y despierta, aquel minino se había estado desquitando de los sinsabores sufridos, con las delicias de una gran partida de pelota a costa del ovillo de lana que Alicia había estado intentando devanar y que ahora había rodado tanto de un lado para otro que se había deshecho todo y corría, revuelto en nudos y marañas, por toda la alfombra de la chimenea, con el gatito en medio dando carreras tras su propio rabo.
En otra pieza hay también 22 máquinas, las 19 para devanar y cada una pone en movimiento 36 madexas, que cuida con comodidad una sola muchacha; las tres restantes sirven para doblar, y ocupan seis mugeres, cuidando de treinta rodetes cada una Actualmente ya no se utiliza como fábrica y después de una restauración casi total es un centro social municipal.
Sobre esto, Temple escribió: «Se desarrolló para ser usado en máquinas relacionadas con la manufactura de la seda, especialmente una que se llamaba máquina de encanillar o devanar, la cual envolvía las largas fibras de seda en bobinas para las lanzaderas del tejedor».
Asimismo, Temple añadió que la máquina de devanar ya mencionada había aparecido de nueva cuenta en el libro Ampliación del expositor literario, redactado entre el 230 y 232 d.
y entonces se encaramó en su butaca llevando consigo al gatito y el cabo del hilo de lana para empezar a devanar el ovillo de nuevo.
El departamento de mujeres se componía de tres salas en donde se entregaban a varias labores y a hilar los linos y devanar la seda.
Entonces se oyó una voz que decía:: Devanar, devaneste,: pero no acabeste;: si una vuelta más hubieras dao,: una devanadera de oro hubieras sacao.
Sin duda los chinos fueron los primeros en confeccionar tejidos de seda en la medida en que contaban con el mejor insecto productor, el Bombyx mori. La literatura china cita una máquina para devanar seda en el año 1090.
un capullo de gusano de seda cayó en la taza de té de la emperatriz Leizu. Al intentar sacarlo de su taza, la joven de catorce años empezó a devanar el hilo del capullo.
El encanto de la Fuente de la Plata: Cuentan que una pastora, al beber de una fuente cerca del nacimiento del río Negro observó un hilo de plata en el manantial. Tiró de él y comenzó a devanar hasta hacer un ovillo muy grande.
La técnica para confeccionar los rebozos consiste de 14 pasos, entre ellos, devanar, pepenar o dividir los hilos, amarrar, teñir, desatar, apuntar, almidonar, montar al telar y tejer.
Cañas para devanar pelos y tramas Cañones de madera torneados con su cabeza como de cebolla para devanar Ganchillos encabados en sus mangos o cabos para hacer cadeneta y biricúes de punto Redina Cajón con cuatro pilares para cordones fuertes de Cadetes, con dieciséis bolillos o palillos El tambor para hacer trenzas anchas y charretera El mundillo para tejer trenzas a palillos Devanadera con su pie Palillos para apretar cordones a mano Alicates, navaja, tijeras, dedal Zapatilla de metal dorado con una cazoleta llena de agujeros, donde entra la aguja de espigar Agujas de espigar de varios tamaños para torzal desde las de bordar hasta las de espigar.
El unimpressive las características especiales incluyen un haciendo-de segmento, un amordazar devanar y algunos trailers", y concluyó "13/13/13 es un esfuerzo que ofertas valor muy pequeño.
Los Griegos hicieron con el tiempo un vasto reino del subterráneo, el que dieron liberalmente a Plutón y a Proserpina su mujer; a estos asignaron tres consejeros de Estado, tres mujeres de gobierno llamadas las Furias, y tres parcas para hilar, devanar y cortar el hilo de la vida de los hombres.
Más tarde, cuando, después del almuerzo, el padre Grandet salía para ir a ver sus propiedades y vigilar a los jornaleros, Carlos permanecía entre la madre y la hija, experimentando desconocidas delicias ayudándoles a devanar el hilo, viéndolas trabajar y oyéndolas charlar.