discurrir

(redireccionado de discurría)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para discurrir

reflexionar

Sinónimos

Sinónimos para discurrir

Ejemplos ?
Mas lo que pasa en el pecho solo Dios lo sabe y mira. Cuando la princesa estaba en la presencia aflictiva del primero, miedo helado por sus venas discurría.
A pesar de lo mucho y bien que discurría don Casto en materias lírico-dramáticas, como él decía, era lo cierto que en once años había visto dos veces el teatro Español por dentro.
Al compararse con la hormiga, preguntose qué era ella si el león era el rey de las selvas. Y mientras así discurría, vio avanzar con torpes movimientos un escarabajo.
Para ella todo se había concluido, todo; no encontraba fondo en que asentar la existencia ni razón para continuarla. Esto no lo discurría; lo sentía dentro, bajo el dolorido seno izquierdo, en la apretada garganta, en la vertiginosa cabeza.
Pero el hábito le excita, le hace devorador y pronto inextinguible incendio arde y consume a los mortales. »Desde largo tiempo discurría Trasileo una conjetura que le proporcionase una entrevista a solas.
han dado órdenes para que la Flota que manda el Almirante Wishart se junte toda en Puerto Mahón, uniéndosele todos los navíos que se hallan en todos los puertos del Mediterráneo, discurría ser de gran conveniencia el que V.
Eustaquio iba adentrándose a duras penas en aquel río de gente que cruzaba el otro río y discurría con lentitud de un extremo a otro del puente, deteniéndose al menor obstáculo como témpanos de hielo que el agua arrastra, dando vueltas y arremolinándose en torno a algunos escamoteadores, cantantes o vendedores que pregonan sus mercancías.
La vista aplico por unas tenaces hiedras que hacían maridaje con los sauces, y lentamente movían cuantos verdes corazones, cuando el viento los irrita, temerosamente laten, vistosamente palpitan. Una hermosa cazadora era la que discurría lo enmarañado del bosque, tan bella, tan peregrina...
-Padre -dijo dulcemente al frailote, mirándole con ojos tiernos-, ¿qué, no abren a estas horas? -Aguarda; ahora entraremos. ¡Lo que discurría aquel hombre! En un momento acababa de inventar una de sus marrullerías.
Estaban contentos; las cosas se habían arreglado. ¡Ya les parecían a ellos fantasías lo de las trincheras, y lo de las balas, y todo lo que discurría la pobre mamá!
Y tan a gusto iban las Nenas, el Viruta y Joseíto el Barbero en el machito de su bienestar, cuando una mañana, mañana en que el sol parecía acercarse más enamorado que nunca a este rincón andaluz; en que lucía el ambiente incomparables transparencias; en que en todo parecía reír la vida; en que una multitud alegre, parlanchina y pintoresca discurría en animado bulle bulle por calles y plazas...
Tal pensaba, más o menos, Don Juan Herrera cuando discurría, que era a toda hora, sobre el incomparable adelanto de aquella población.