divisar

(redireccionado de divisé)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para divisar

Ejemplos ?
El sueño me vencía; entonces con la ayuda de los rayos de la luna, divisé un matorral, llegué hasta ahí y me tiré para acurrucarme.
Así dejarían sus padres la tierra de Canaan para acudir al olor de las cebollas de Egipto. Al volver un recodo del camino, divisé una persona sentada, inmóvil sobre un ribazo.
De pronto oí que su mano golpeaba una puerta de madera, y su voz se elevaba diciendo con furia: «Abride.» Abrieron, relativamente pronto, y divisé una habitación, o, mejor dicho, una especie de camaranchón pobre, iluminado por una vela de cera puesta en alto candelero.
El día declinaba; la ciudad que comenzaba a iluminarse tomaba un aspecto fantástico, con sus improvisados palacios de madera, sus orientales tiendas y el inmenso pueblo que llenaba sus calles. Al atravesar una plaza, divisé un corro de hombres que conferenciaban con aire de misterio.
Y he aquí que un muchachuelo, que lo divisé y lo reconoció, lo sorprendió por la espalda, y agarrándolo, y zarandeándolo, se puso a gritar: Mirad todos, y ved al niño Jesús, al hijo del viejo, al que hace tantos milagros y tantos prodigios.
El tiempo apremiaba; decidí resguardarme bajo el tejadillo de un portal desde donde me sería más cómodo parar algún coche de caballos. En ese mismo instante divisé justo a mi lado la entrada de un edificio cuadrado, de aspecto burgués.
Por dicha divisé el grupo de sombreros blancos de las hermanas de caridad, con quienes debía ir al Callao; me reuní a ellas, y ocupamos solas un vagón, entre los bomberos franceses y los italianos.
Al fin conseguí llegar hasta la cumbre de aquella montaña y vi con gran asombro desde ahí, un inmenso valle cubierto de árboles de espléndida lozanía y un río de aguas efectivamente azulísimas y transparentes que entreverándose en ellos, iba a desembocar a un extensísimo mar sin fin. Entonces divisé también en aquellos campos que se contemplaban tan fértiles, muchos animales comestibles.
Cuando lo divisé creí que estuviese dormido… Le ajusté unos cuantos rebencazos y, como no se meneaba, me bajé… Lo primero que se presentó a la vista de don Cosme al ascender la loma fue el montón de tierra que cubría la fosa del caballo, lo que hizo revivir en él su odio rencoroso por el matador.
Y cuando ya despachada a su gusto esta tercera visitante, disponíame yo a despedirme del amable don José, divisé un cuarto afligido, hombre de cuerpo recto y enjuto, rostro de acentuadas y correctas facciones, chupadas mejillas, ojos azules y serenos, mosca y bigote de un rubio sospechoso y de empinadas guías con que dábale al recién llegado marcial aspecto, un calabrés echado sobre la oreja y la actitud llena de dignidad y tristeza.
Parece que de vuelta de la ciudad había entristecido mucho, andaba inclinado y como alicaído. Lo divisé una noche que se acercaba al estero para cruzarlo, y fui tras él, por el sendero de cabras que seguía.
Tres borrascosas noches me arrastró el violento noto por los inmensos mares; sólo el cuarto día divisé a Italia desde la altura a que me levantó una grande oleada.