emocionar

(redireccionado de emocionó)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para emocionar

Ejemplos ?
En 1900 fue Comandante en Jefe de las provincias del Sur con sede en Loja, salió electo Diputado por el Tungurahua y cumplió en todo con la voluntad del presidente Alfaro, incluso acostumbraba viajar las mañanas a Pomasqui donde veraneaba la familia presidencial y empezó a cortejar a América Alfaro, de solo quince años, hija del viejo luchador, quien como padre amoroso, se emocionó y hasta pensó en algún momento en planes matrimoniales.
Juntos trabajaron en dos capítulos donde nuevamente se besan y tienen un pequeño romance pasajero. El público se emocionó al ver juntos a Danica McKellar y Fred Savage unidos otra vez en un Programa televisivo.
Quiero terminar esta intervención del día de la fecha con una anécdota que me contó Zannini. Me dijo una cosa que emocionó mucho.
Cuando oyó esto, la condesa se emocionó, se compadeció del pobre animal, y dio orden para que se le devolviera su ternero; pero se le dijo que era imposible porque el ternero se le había servido en lugar de un niño.
-Pues bien -observó míster Chillip-; espero que usted me disculpe si me veo obligado a preguntarle, por favor, su nombre. Al decirle cómo me llamaba se emocionó visiblemente.
Le quería comentar que nos emocionó mucho la ceremonia de Ciudad Juárez, me imagino que a usted le habrá emocionado también mucho… - Presidente Ernesto Zedillo: Muchísimo, muchísimo.
Arqueles Vela me dijo: ¾Yo soy escritor, soy poeta; hago cuentos. ¾Eso sí me emocionó. Los libros que había leído hasta entonces como que se dieron de pronto forma en aquel hombre concreto.
Pero bueno, aprovechó y se quedó el fin de semana en Tucumán para, bueno, solazarse un poco con esa hermosa provincia que es Tucumán, para hacer turismo, y dice que lo que más lo emocionó fue un señor, que era un empleado de la Fiscalía, que era chofer de la Fiscalía, y que le dijo que gracias al gobierno del presidente Kirchner y también me mencionaba a mí, por lo que yo le agradezco a este hombre, que había aprendido a bajar de la cama de un lado distinto.
LA FANTASÍA DE LA REALIDAD Hoy nuestra maestra de Español nos dio una clase estupenda, como casi nunca la había escuchado en ninguno de nuestros maestros. Nos emocionó tanto que le pedimos continuara hablándonos así, en lugar de mandarnos a investigar.
Yo quería decirles que ayer, para finalizar, me emocioné mucho, pero más me emocionó una suerte no sé si llamarlo de reencuentro ¿no?
Ahora bien; si ustedes hubieran observado con qué timidez el hombre apretó el botón; con qué prudencia, luego de tocarlo se retiró del portal y sacó una carta del bolsillo; si ustedes hubieran visto esto, comprenderían de sobra que ese muchacho iba a la tal casa a pedir algo, y a pedirlo con timidez; que los que no van a pedir suelen hacer sonar el timbre hasta que la batería se descarga. El tan tímido llamado me emocionó.
Para el papel Leto indagó en la vida del deportista, su familia y amigos, adaptando su voz y hasta su forma física. La transformación fue tan completa que, al verlo, la hermana de Steve se emocionó hasta llorar.