encariñarse


También se encuentra en: Diccionario.
  • pronominal

Sinónimos para encariñarse

aficionarse

Ejemplos ?
La lleva a una delegación pero no consigue solucionar el problema, por lo que decide quedarse con la niña unos días hasta que le den una solución favorable. Pero Juan Bautista empieza a encariñarse con la niña, y ella con él.
Él tiene un grupo de amigos los cuales también son de alto intelecto y se dedican a hablar sobre los adultos. Aunque el llega a encariñarse con el marino el hecho que venga a convertirse en su padre le parece deplorable.
Llegó a encariñarse de un orangután llamado Dohong, «el genio que preside la Casa del Mono», quien había sido enseñado a realizar trucos e imitar el comportamiento de los humanos.
Al principio el no cree que ella sea un hada de verdad por que le parece que tiene mal carácter sin embargo con el tiempo empieza a encariñarse con ella.
Al principio las cosas no funcionan pues Marty y Missie no se llevan bien pero poco a poco empiezan a entenderse y a encariñarse una con la otra.
En los medios donde circula la droga, se ha optado una terminología propia inventando cada uno de los términos, de hecho, nunca se usa el verdadero nombre de cada droga. Amañarse: encariñarse.
El cazador le dice que no se den sus verdaderos nombres para evitar encariñarse: como el estudiante viaja hacia Columbus, asume ese nombre; como el cazador va hacia Tallahassee, Columbus empieza a llamarle así.
Después de cierto tiempo, Güeso se acostumbra con sus nuevos dueños y termina por encariñarse con Julián, quien lo suelta y lo junta con el Güenaamigo para que aprendiera a ser perro abigeo o conductor de reses robadas.
Gold tiene memoria de su vida pasada, Regina decide pasar tiempo de calidad con los Flynn, una experiencia que eventualmente la hace encariñarse con Owen.
Sin embargo Holtz, quien solamente había fingido encariñarse con el muchacho y haber dejado atrás su deseo de venganza en favor a que Connor y Angel se reúnan exige a Justine que lo asesine simulando que Angel se alimentó de él.
A pesar de que María Luisa no sentía en principio la misma pasión hacia su deforme esposo, con el tiempo llegó a encariñarse con él.
Si el cachorro tiene un año a dos es el momento ideal para encariñarse con niños y adultos, pues el bóxer puede llegar a ser algo brusco jugando.