encomio

(redireccionado de encomios)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para encomio

Ejemplos ?
Acaba de publicarse su poema de Faetonte, en aquel tiempo un prodigio, que hoy tiene apenas lectores; obra de perverso gusto y de hinchados clausulones. Góngora, que, envanecido, un adepto de alto nombre ve en tan claro personaje, sus encomios prodigole.
¿Cómo es posible que los que andaban cazando acciones gloriosas para atribuírselas a esta nación belicosa, buscándolas curiosamente en todos los lugares y tiempos, hubieran omitido un hecho tan señalado, que, según su sentir, es el rasgo característico de la piedad, el más notable y digno de encomios?
Cinco meses después, en 1738, celebrábase en Lima con solemne pompa y espléndidos festejos la colocación sobre el arco del Puente de la estatua ecuestre de Felipe V. En la descripción que de estas fiestas hemos leído, son grandes los encomios que se tributan al artista.
En los seminarios de clérigos y en los institutos eclesiásticos se ha de cultivar con amor y diligencia, conforme a las disposiciones del Tridentino, el ya alabado canto gregoriano tradicional, y en esta materia sean los superiores generosos de estímulos y encomios con sus jóvenes súbditos.
«El nuevo evangelio de la emancipación y la soberanía política de todos los pueblos es tan arrollador a nivel mundial y de un ámbito tan universal por el bien mesiánico que implica, que los bolcheviques ya se han ganado el mayor de los encomios en la estimación de los chinos», escribió.
Epitafio de su hija Estiliana. Encomio al emperador Constantino Monómaco Epistolario de quinientas cartas. Encomios retóricos de la pulga, el piojo y el vino.
Tuvo un papel prominente en el documental “Sombras y Luz: Joaquín Rodrigo a los 90”, que recibió numerosos encomios en todo el mundo (incluyendo los del Chicago International Film Festival, San Francisco International Film Festival y los Emmy Awards).
No obstante se trate de un poema épico fabuloso e inverosímil, el Ariosto salpica el texto de aventuras que a veces se antojan casi bufonadas, como la fabulilla del canto XXVIII en que una reina retoza con un enano contrahecho; o de ironías punzantes, que devuelven al lector a la realidad más verosímil como el comentario aquel que vierte luego de haber Angélica sostenido ante Sacripante que después de todas sus aventuras se mantenía aún virgen: Nota inicial: La trama del Furioso está salpicada de historias secundarias, fábulas, encomios a los duques de Ferrara, relaciones de hechos presentados como adivinaciones, etc.
Su labor parlamentaria durante mas veinte años le valieron muchas críticas y encomios pero siempre defendió sus ideales por encima de sus intereses personales.
Hay facsímil moderno: Morella: Edicions del Sexenni, 1994. Encomios y alabanzas sonoras de la Música Linterna política, histórica y moral, alumbrada por Catón con la luz de sus hexámetros, dos vols.
Vivió en Constantinopla durante el reinado de Teodosio II (408–450), y fue cónsul en el año 441. Como autor de encomios, epigramas y poemas épicos, Ciro disfrutó de la protección de la emperatriz Elia Eudoxia.
Una de sus principales obras es Del siglo de Oro publicada en 1910, en la que contó con el propio Menéndez Pelayo para la realización del prólogo, en el que decía de ella: "No necesita la ilustre dama autora de este libro que nadie la presente al lector con oficiosos encomios.
Consecuentemente, como Lima dentro de la Audiencia de Lima y las otras grandes ciudades, la ciudad de México tendió históricamente a ejercer un efecto estandarizador dentro de su propia esfera de influencia lingüística, la región central del país, un estado de cosas que se refleja en la lluvia de encomios al patrón de habla mexicana dada por los comentaristas de los siglos XVII y XVIII.
Los hombres "nobles" (nobles de carácter y no de posición social) imitaban las acciones nobles y creaban, al comienzo, "himnos y encomios"; por otro lado, los hombres "vulgares" imitaban las acciones de los "hombres inferiores" y componían "invectivas".
Se han conservado seis, compuestos en su actividad de logógrafo, dos elogios, muy característicos del gusto sofístico por los encomios paradójicos, y lo que se podría llamar manifiestos políticos.