enemistar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para enemistar

malquistar

Sinónimos

Ejemplos ?
Su primera oportunidad estelar le llegaría en 1943, al protagonizar “La feria de las flores”, junto a María Luisa Zea y en la que recomienda a un joven aspirante a estrella, Pedro Infante, con quien muchos años después quisieron enemistar, pero Pedro Infante siempre le guardó respeto a Badú por esta oportunidad.
En ese contexto, Paz fue enviado en misión diplomática a Córdoba y Tucumán, pero terminó arrestado por orden del presidente Santiago Derqui, aunque logró escapar. Las cartas que llevaba contribuyeron a enemistar a Derqui con Urquiza, lo que a su vez causó la derrota en la batalla de Pavón.
En Harrenhal Vargo Hoat le cortó la mano, como intento de enemistar a Bolton y a Tywin Lannister, Tormenta de espadas, capítulo 22, Jaime III pero Bolton ya había llegado a un acuerdo con los Lannister Tormenta de espadas, capítulo 38, Jaime V y le dejó partir hacia Desembarco del Rey con unos soldados para el intercambio.
Garfield también apela a su manera a problemas muy humanos, como las dietas, el odio a los lunes, la apatía, el fastidio, en contadas ocasiones se le atribuyo enemistar a los perros y gatos, el maltrato permanente a los ancianos, etc.
Posteriormente, completó su formación en la Universidad de Barcelona (1871–1873) con Manuel Milá y Fontanals, en la de Madrid (1873), donde una arbitrariedad académica del catedrático Nicolás Salmerón, que hizo repetir curso a sus alumnos sin ni siquiera haberlos examinado, le habría de enemistar a muerte con el krausismo postkantiano y los hegelianos en general, y en Valladolid (1874), donde intimó con el que sería su gran amigo, el conservador Gumersindo Laverde, que le apartó de su inicial liberalismo y le orientó hacia el partido más conservador, el de los llamados neocatólicos.
Pero a los pocos meses permitió que un partidario del gobernador fuera fusilado por un delito común, lo que lo hizo enemistar con Mallea.
Se implicó sobre todo en las particiones de la herencia que quedarían a los hijos que tuvo con Jaime I, tratando de enemistar al rey con Alfonso de Aragón, hijo de su primer matrimonio con Leonor de Castilla.
La situación se agudizó en octubre de 1859, cuando Ferdinand tuvo que acudir ante el emperador Napoléon III para reducir la intervención del gobierno francés, con tal de no enemistar a los británicos; incluso a costa de un ritmo más lento en la construcción del canal.
El infante Enrique de Castilla el Senador, molesto por la legitimación de Fernando IV por el papa Bonifacio VIII, se alió con Juan Núñez de Lara, señor de la Casa de Lara, a fin de indisponer y enemistar a Fernando IV con su madre, la reina María de Molina.
Terminado el cerco de Tordehumos, numerosos magnates y caballeros intentaron enemistar al rey con Juan Núñez de Lara el Menor y con su tío el infante Juan, diciéndoles a cada uno de ellos por separado que el rey deseaba la muerte de ambos, por lo que los dos se aliaron, temiendo que el rey desease sus muertes, aunque sin contar con el apoyo de Diego López V de Haro, señor de Vizcaya.
Sin embargo, la propuesta no fue aceptada por Diego López V de Haro, a quien, en vista de su obstinación, el rey volvió a intentar enemistar con Juan Núñez de Lara.
Jean Cocteau reunió a los seis miembros restantes, formando el «Grupo de los Seis», al que Satie se uniría más tarde para después volverse a enemistar con ellos.