enfilar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para enfilar

ensartar

Sinónimos

Ejemplos ?
Al salir de Astorga y enfilar la carretera de La Cepeda aparece, recortando el horizonte y en línea con los macizos de Ubiña, el monte de Villarmeriel.
La traza partiría de la Estación Central, avanzando por vías ajenas hasta la zona de la Recoleta, en donde comenzaba su propia vía en dirección hacia la zona alta del pueblo de Belgrano (hoy Belgrano “R”), para luego enfilar hacia el pueblo de San Martín, donde la empresa construiría sus talleres y depósitos.
En el viaje de ida de dichas islas, tras cruzar el estrecho de Magallanes y enfilar al océano Pacífico, una de las naves, la "Santiago", cuyo capitán era Santiago de Guevara se extravía hacia el mes de junio de 1526.
Menea la verga del muchacho sobre tu pito, de modo que su semen riegue tu glande. Pero el duque encontró más placentero enfilar dos a la vez.
En este barullópolis un indio pasó a todo correr, y al enfilar con la señora, levantó el brazo armado de una navaja e hízola en la cara un chirlo como una Z, cortándola mejilla, nariz y barba.
Mas a sus voces haciendo Guzmán las orejas sordas, como hombre sereno y ducho en semejantes maniobras, colocándose a ambos lados, la vista y la mano prontas caballero y escudero, al enfilar la carroza con un instantáneo arrojo asiendo las bridas rotas, a una yegua el caballero, y el escudero a la otra, consiguieron, lastimándolas, pararlas, y a mucha costa.
Cuando después de grandes rodeos y de infinitas precauciones, Petaca lograba aproximarse lo bastante y empezaba a enfilar el arma, el pájaro volaba e iba a lanzar su grito, que parecía de burla y desafío, un centenar de pasos más allá.
Yo trataba de hacerlos muy elegantes, pero mi hora era pasada, y el capricho de las damas por mí, también. Me defendí aún, mientras tuve vista para enfilar la aguja.
Y al enfilar hacia el Océano libre, una sombra se levanta; abiertas las piernas sobre el Delta, aferrado al suelo que sus tesoros guarda, el Orinoco de sus muslos mojados, que tiene oro en los pies y el Sol en las espaldas y la cabeza entre los cielos, en una mano tiene un arco y con veinte flechas dispara, y luchan las tres naves por avanzar y en vano porque en el Delta le rechaza el viejo indio autónomo que nació en la Parima y creció en la Guayana, y tiende el arco indígena, si, tiende el arco iris y lanza veinte flechas si vuelan veinte garzas...
pero a veces, por momentos, me entra una fatiga, un tedio; los ojos se me nublan, no veo el agujero, ni el hilo, ni el oriente, ni la forma... Luego se me pasa, ¡y a enfilar con entusiasmo!
Por lo cual el obispo, deteniendo el entusiasmo del joven, se aprovechó de la erección y se hizo meter en el culo el instrumento ya muy bonito y muy formado con el que Zelamiro iba a enfilar a su joven mitad.
Pues durante aquella conversación Emma había desaparecido; después, viéndola enfilar la Calle Mayor y girar a la derecha como para ir al cementerio, se perdieron en conjeturas.