erizar

(redireccionado de erizó)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con erizó: erizo de mar
  • all

Sinónimos para erizar

alarmar

Ejemplos ?
Esto dijo la Fama, que pregona el bien y el mal; y en viendo su retrato, se erizó todo gato y dispuso venir, con esperanza del galardón que un firme amor alcanza.
A lo largo de los años cincuenta el campo de la salud mental, incluida la terapia de grupo, se erizó de dificultades debido a las imprevisibles disputas y luchas hegemónicas entre diversas escuelas de pensamiento.
Esta leyenda urbana dio origen a la película chilena La rubia de Kennedy protagonizada por la actriz Carolina Fadic. Un rumor erizó los pelos y provocó escalofríos en los habitantes de Santiago de Chile en 1979.
Efectivamente, el pelo se le erizó y el perro comenzó a ladrar de una manera terrible, después vino al ataque: se levantó contra el monstruo por una parte, luego por la contraria, asaltándolo y evitándolo con la dirección necesaria para un combate desigual, al final lo hizo girar tanto que el elefante cayó, y su caída sacudió la tierra».
La historia que las mujeres contaron a los judiciales les erizó los cabellos a los agentes policíacos, pues ellas narraron cómo algunas de sus compañeras fueron golpeadas y torturadas por sus patronas e incluso varias fueron asesinadas y enterradas dentro del mismo predio donde eran explotadas.
Y cuando subió la escalera, hacia la cumbre del Congreso, y cuando volvió hacia la playa con la República en el pecho, ¿qué fue, Orinoco, aquella luz que te encrespó los músculos y te erizó los nervios y sacudió tus hondas fibras desde la planta de Maipures hasta el puño de Macareo?
Embebido hallábase una noche el insigne Reinaldo en la maraña de ruidosa litis, de que era parte, y, a tiempo que pasaba de Las Pandectas a El Digesto y de los fueros a las pragmáticas, oyó que Timbre de Gloria, con voz triste y suplicante, le dijo al oído: ¿Pero qué, maestro? Soplo helado de ultratumba le recorrió las vértebras, le erizó los pelos, y lo dejó en la silla como petrificado.
¿No fui yo el que buscó entre los escombros, la ruina y la mortaja de los marcos, un solo pedazo de mi María! La sexta vez que pasamos delante de la gata, el animal se erizó.
Sin embargo, algún día me moriré, y los trenes seguirán caminando, y la gente irá al teatro como siempre, y yo estaré muerto, bien muerto... muerto para toda la vida." Un escalofrío me erizó el vello de los brazos.
Pues me abraso, y dañado se inflama más acre el fuego, y con sus fuerzas me parece que trasladado el Etna en el pecho llevo mío, y tú, Galatea, no te conmueves.” De tales cosas para nada lamentándose –pues todo yo veía– 870 se levanta, y como el toro furibundo, su vaca al serle arrebatada, parar no puede, y por la espesura y sus conocidos sotos erra: cuando, fiero, sin nosotros darnos cuenta y que para nada tal temíamos, a mí me ve y a Acis y: “Te veo”, exclama, “y que ésta la última sea, haré, concordia de la Venus vuestra”, 875 y tan gran voz cuanta un Cíclope airado tener debió, aquella fue. De su grito se erizó el Etna.
Campanis dijo después "el vello de mis brazos se erizó y la única otra vez que me había pasado esto fue cuando vi la Capilla Sixtina".
Fue llamado así porque cuando escuchó los Puranas de labios de su maestro, el vello (roma, en sánscrito) de su cuerpo se erizó debido a la emoción (harshana).