errado


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con errado: herrado
  • adjetivo

Sinónimos para errado

Ejemplos ?
¿He errado al describir como funcionaba su sistema a este particular, Julian?" "Sin duda," repliqué, "ha descrito usted fielmente el ideal correcto y en boga de la educación femenina de mi época, pero había, debe comprender, muchísimas mujeres que eran personas de mente totalmente original y seria, que se atrevían a pensar y hablar por sí mismas." "Sin duda las había.
Viendo el poco éxito que obtenían, resolvieron quitarla para acortar su longitud, pero estaba encajada tan sólidamente que a pesar de sus esfuerzos no pudieron conseguirlo. Entonces, pusiéronse a disputar con acritud culpándose mutuamente de haber errado la medida del corte de aquel madero.
Pobre en elementos de comprobación, que no sería errado llamarla la "Novela de América", no puede el escritor sentar una verdad inconmovible, siendo necesario afirmar que todos los estudios realizados, y hasta aquí conocidos, también son teorías de posibilidades Y nada más.
(Saca la flecha y la muestra al gobernador con terrible ademán.) Si hubiese tocado a mi hijo del alma, con esta segúnda flecha disparaba contra vos, y juro al cielo que esta vez... no hubiera errado el golpe.
Fo con estas menazas el bispo espantado, Mandó enviar luego por el preste vedado: Rogol quel perdonasse lo que avie errado, Ca fo el en su pleito dura-ment engannado Mandolo que cantasse commo solie cantar, Fuesse de la Gloriosa siervo del su altar, Si algo li menguasse en vestir ó en calzar, El gelo mandarie del suyo mismo dar.
13 Y si toda la congregación de Israel hubiere errado, y el negocio estuviere oculto á los ojos del pueblo, y hubieren hecho algo contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, y fueren culpables; 14 Luego que fuere entendido el pecado sobre que delinquieron, la congregación ofrecerá un becerro por expiación, y lo traerán delante del tabernáculo del testimonio.
Entonces la santa rogó á Dios que la perdonase si había errado, y el Señor la contestó: »— Cierto es, Teresa mía, que me i ediste lo que convenía; pero ?»los frailes no siempre quieren lo que conviene.»— Y Ja cosa, de ser verdad tiene; porque el libro del señor duque seí impri- mió en Madrid, en 1764, con permiso de la Inquisición qrte, á ser embustera la historieta, no la habría dejado correr en letra de molde.
¿Acaso procede errado este orden de los elementos, o, por mejor decir, no está el defecto en la naturaleza, sino en el discurso y argumento de estos ilusos?
Por cuanto entre la mayor parte de los filósofos gentiles suele decirse, comúnmente que los demonios, unos son buenos y otros malos; cuya opinión, ya sea también de los filósofos platónicos, ya sea de cualesquier otros, no es razón que la adoptemos sin examinarla escrupulosamente, porque no crea alguno que debe imitar a los demonios con espíritus buenos, y mientras por su mediación desea y procura alcanzar la amistad de los dioses, de todos los cuales cree que son buenos para poder vivir con ellos; después de su muerte, implicado y alucinado con los artificiosos engaños de los espíritus malignos, no vaya errado y descaminado del todo del verdadero Dios...
Así que Dios nos libre de que creamos esto: «porque una vez murió Jesucristo por nuestros pecados, y habiendo resucitado de entre los muertos, ya no muere, ni la muerte tendrá más dominio sobre él, y nosotros, después de la resurrección, estaremos siempre con el Señor», a quien con confianza decimos ahora lo que nos advierte el real profeta: «Tú, Señor, nos guardarás y ampararás de esta generación para siempre.» Y me parece que muy al caso les conviene lo que sigue: «los impíos andan en circuito», no porque ha de venir a dar la vuelta su vida por los circuitos imaginarios que creen, sino porque es tal en la actualidad el camino errado que llevan, esto es, su falsa doctrina.
Están allí en aquellas sierras ciertos Caciques que tienen oro en mucha cantidad en sus casas; dicen que los tienen todos aquellos Caciques en las barbacoas como maíz, porque es tanto el oro que tienen que no lo quieren tener en cestas, dicen que todos los ríos de aquellas sierras que tienen oro, y que hay granos muy gordos en mucha cantidad, la manera como se coge es que lo ven estar en el agua y lo apañan y lo echan en sus cestas; asimismo, lo cogen en los arroyos desde que están secos, y para que Vuestra muy Real Alteza de las cosas de aquellas le envío un indio errado de los de aquella tierra que lo ha cogido él muchas veces...
22¿Os he dicho yo: Traedme, Y pagad por mí de vuestra hacienda; 23 Y libradme de la mano del opresor, Y redimidme del poder de los violentos? 24 Enseñadme, y yo callaré: Y hacedme entender en qué he errado.