escalera


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para escalera

escala

Sinónimos

Ejemplos ?
Mientras estaba en la escalera oyó un leve ruido en el cuarto donde guardaban la arena blanca empleada para la limpieza de los suelos.
Cierto que lo tiraron al suelo sin muchos miramientos, pero un criado lo arrastró hacia la escalera, donde brillaba la luz del día.
Y volvía a levantarse, bajaba la escalera de mano -pues otra no había- y, llegado al brasero y comprobado que no se veía ninguna chispa, regresaba arriba.
A mí sólo me dijeron que trajera una; la otra la tendrá Bill... ¡Bill! ¡Trae la escalera aquí, muchacho!... Aquí, ponedlas en esta esquina...
Incluso el cuarto de la arena situado al pie de la escalera, mostraba la flor del recuerdo: allí se había escondido Emilia cuando se incendió la cortina, y Jorge fue el primero en acudir.
Se enamoró de una foto donde va Don Gato en moto y como salió tan guapo, le gana en fama a Don Sapo. La foca con cafetera se va por una escalera.
Subimos a tientas la escalera que temblaba bajo nuestros pasos: Ya en lo alto, el exclaustrado llamó tirando de la cadena que colgaba a un lado de la puerta, y allá dentro bailoteó una esquila clueca.
Tal era la inclemencia de la noche, que sin detenerme a meditarlo, resolví entrar, y gané a tientas la escalera, mientras el galgo preso en la cuadra se desataba en ladridos haciendo sonar los hierros de la cadena.
¿En qué fantástico mundo de pesadilla había penetrado? No se atrevió a avanzar ni a retroceder, y permaneció inmóvil, temblando, en la negra curva del rellano de la escalera.
Al cabo de un instante, caballo y calesa estaban fuera del alcance del oído, dejando al asustado Ammi, inmóvil en la oscura escalera, la tarea de conjeturar qué podía haberlos impulsado a desaparecer tan repentinamente.
Declaradlo con franqueza, Que aunque siempre estoy a punto De empezar una quimera, Cuando me señalan plazo, Ninguno me mete priesa. Miróle el juez de soslayo, Y por bajo de las cejas Chispeándole los ojos, Tomó a espacio la escalera.
Y se cerró la ventana; y entró en su casa don Juan y dicen que entre la puerta quedó a la reja mirando, su posición meditando, tal vez con algo de afán. Mas al fin dijo, perdiéndose por una escalera estrecha: «Pues, señor, es cosa hecha; ¡mas me ocurre una cuestión!