espadón


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para espadón

chafarote

Sinónimos

Ejemplos ?
La entrada en la vida política se produjo tras la victoria de Luchana cuando tanto moderados como progresistas le ofrecieron formar parte del gobierno ocupando el Ministerio de Guerra, pero él se negó porque la Guerra aún no había concluido.Su decantamiento por los progresistas, según Jorge Vilches, se debió a que el gobierno del moderado Evaristo Pérez de Castro no aprobó la petición de Espartero de que su ayudante Linage fuera ascendido a mariscal de campo, aunque también pudieron influir sus enfrentamientos con el general moderado Ramón María Narváez que venían desde años atrás, cuando no se le suministraban las mismas tropas, material y fondos que al Espadón de Loja.
Juana de Arco y su último soldado que le queda matan al último soldado de Guillermo y entran en el castillo. El soldado se enfrenta a Guillermo, pero éste logra quitar el escudo al soldado y lo mata con el espadón normando.
Pues bien, en Atenas, hace poco, frente al pórtico de Pecilo, he visto con mis propios ojos a un charlatán tragándose, por la punta, un espadón de caballería horriblemente afilado.
—Mirad que conozco yo toda la gente que habita esta casa; y si no sois o amigos, o deudos de ella, contrarios en conclusión sois míos: conque mostraos, u os doy por tales si no. —Como queráis, don Juan dijo; y asiendo de su espadón para el embozado fuese, que a tajos le recibió.
El bárbaro se sentó sobre un taburete al lado de la furcia, exponiendo su cuerpo, desnudo excepto por un taparrabos que blandía un largo espadón de acero, un férreo yelmo de combate espirulado, y una sandalias de grueso cuero, a su vista.
Il est défendu de fumer ici. Este maldito cartel le persigue a uno en París como el espadón de Damocles. Te digo que con esta prohibición y con el frac del baile de la Gran Ópera tiene bastante para aburrirse el lucero del alba.
-¡Al infierno contigo, fanfarrón! –aulló el airado Ecordión mientras alzaba su espadón hábilmente afilado. El vacilante soldado fue torpemente a por la empuñadura de su colgante espada, pero antes de que sus manos pudieran siquiera tocar el mango de roble un relámpago plateado ya cortaba el aire viciado.
Así las cosas, el Regimiento Castilla n.º 16 se vio envuelto en algunos de ellos, como el del general Narváez, llamado el «espadón de Loja», y el del general Prim a mediados de 1843.
Si bien a muchas espadas de mano y media se las ha llamado mandobles, como también se les ha atribuido demás nombres genéricos (espada larga, montante, espada bastarda, espadón), parece ser que hubo un tipo de espada de este tipo, de grandes dimensiones, surgida en Europa por el siglo XV que fue conocido con el nombre de mandoble.
La entrada hermosa es por el palacio del Trocadero, de forma de herradura, que quedó de una Exposición de antes, y está ahora lleno de aquellos trabajos exquisitos que hacían con plata para las iglesias y las mesas de los príncipes los joyeros del tiempo de capa y espadón, cuando los platos de comer eran de oro, y las copas de beber eran como los cálices.
Por cierto que sentaría mal el espadón de Quijote o la elegante capa del andaluz a su figura mal tallada de hombre petizo, enanchada por una capa tan tiesa que parece mojada, aplastada por un chambergo monumental, campechanamente puesto, y hecha más pesada aún por botas gruesas; pero hay, en su cara abierta y franca de gente buena, con sus patillas cortas y su gran boca mal afeitada, tan patente protesta de fidelidad y buena conducta, que se explica el afecto del gran caballero andante hacia Sancho Panza, lo mismo que se comprende de cuanta ayuda estética es, para el castellano majestuoso o el andaluz esbelto, el relieve que da al garbo de su persona, la macisa silueta sin gracia del sirviente gallego que lo acompaña.
Era el tal un hombre viejo, cuyo exterior parecía de soldado y mercader composición peregrina. Negra y cumplida una capa, todo su cuerpo envolvía, mostrándose bajo de ella el espadón de su cinta.