espadaña


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para espadaña

gladio

Sinónimos

Ejemplos ?
Aun así es de una gran belleza con su equilibrio de sencilla estructura y su discreto decorado. La espadaña que se observa al exterior es un añadido de los restauradores del siglo XIX.
En 1961 se añadió la campana que se encuentra actualmente en la espadaña, proveniente de la antigua iglesia protestante del Hotel Cristina, que había sido donada por el establecimiento.
Fue construida en 1752 gracias a las limosnas dadas por los ciudadanos. Posee una única nave y una fachada de un solo cuerpo rematado con una espadaña trilobulada.
Sonido de la brisa que traviesa va jugando entre lirios y espadaña, susurro del insecto que los besa, murmullo del arroyo que los baña, gorjeo de avecilla que enamora, canto del ruiseñor que penas calma, vosotros sois la música sonora, que extasia el corazón y es dulce al alma.
Seguramente no estará enterada de nada de esto, ¡como es provinciana! -No se moleste en hablarle -dijo la libélula posada en la punta de una espadaña- Se ha ido.
En fuentes hermosas Que en lluvias de perlas Inundan las rosas Que nacen por verlas Contempla el insecto, Zumbando en la rama, Su talle perfecto, Su cuerpo de llama; Y el bosque y el prado, Vergel y montaña, Y arroyo cercado De verde espadaña, Mar, ríos y suelo Con voz de alegría, Dan himnos al cielo, Formando armonía.
y mi espadaña cálida derrotó su escudo; metí los puños rígidos y los dedos mustios, mas no encontré a mi asombro la plenitud de junio.
Y cuenta con lo que digo, Que he de estarme eternamente De estos olmos al abrigo; Y no te finjas que intente Partirme sino contigo. »Haréme por el verano Un toldo con espadaña, Y haré en el invierno cano, Por burlar al viento insano, Mi hoguera en una cabaña.
En las ciénagas, vestidas de espadaña, agitan los yarumos su follaje de doble faz; en las hondonadas se yergue el zarro, esa palmera de la tierra fría; en los collados ostenta la flor de mayo su ríspido ramaje y su tricolor eflorescencia; descuélgase por las breñas el colchón de pobre; el helecho se prodiga por dondequiera; y por allá, de trecho en trecho, como caricatura de cuostodia, se empina, desairada y grotesca, tal cual mata de girasol.
La espadaña se mueve en susurros por el terremoto de las ondas, Mientras que en la hierba floreciente suspira somnoliento un grillo...
Se baja al río por sotos de castaños y pintorescas sendas abiertas entre robledas y pinares; y ya a orillas de la corriente se descansa, en praditos salpicados de flores y orlados de cañaveral y espadaña.
En vez de hundir las maciegas, se paso blando parece levantarlas. Apenas si alguna flor de espadaña, rozada al pasar, echa a volar sus mil estrellas diminutas.