espalda

(redireccionado de espaldas)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con espaldas: de espaldas
  • all
  • sustantivo
  • locución

Sinónimos para espalda

costillas

Sinónimos

caerse de espaldas

Sinónimos

volver las espaldas

Sinónimos para espalda

dorso

Sinónimos

Ejemplos ?
En cambio, cuando triste y enfriado se aproxima a la fealdad, se vuelve de espaldas, se contrae, torna reservado y no engendra, llevándose con dolor su germen fecundo.
El día era espléndido; desde el cenador en que habíanse guarecido nuestros tres famosos prohombres, situado a espaldas del ventorrillo en una de las accidentaciones del monte -un monte pelado y rojizo sobre el que sólo verdegueaban los rústicos pabellones-, divisábase la carretera de la que cada ráfaga de viento arrancaba un remolino de polvo de oro, la arenosa playa donde morían las olas desdoblándose con plácido murmullo; la vía del ferrocarril, que pone en comunicación algunos de los pueblos de la costa levantina, y el mar que fulgía bajo un cielo espléndido, como un inmenso zafiro, surcado por cien barcas pescadoras de blanquísimo velamen.
Todo parecía dormir a la luminosa caricia de la luna, cuando escalando ágil la cañada se destacó a espaldas del lagar la silueta garrida de Toño el de Carambuco, un zagal de no más de veinte años, fuerte, elástico, cenceño, de semblante atezado, de ojos de fiero y franco mirar, de labios gruesos y de pelo bravío; pantalón de pana, rojo ceñidor, recios zapatones de baqueta, blanca camisa, amplio pañuelo azul a guisa de corbata; al hombro, la chaqueta de paño burdo, y en la mano, la indispensable escopeta.
¿Por qué se trató de hacer pasar, a espaldas de la ciudadanía, una ley de seguridad que exige hoy, más que nunca una amplia reflexión, discusión y consenso ciudadano?
Por lo cual los ceramistas retirábanse a un extremo del taller, hasta que el viento helado que filtraba silbando por entre las tacuaras de la pared los llevaba otra vez, con mesa y todo, a caldearse de espaldas al horno.
«Del modo, sabia maga que me vela --dijo a Melisa la ínclita doncella--, que tiempo atrás me diste cuento de la progenie varonil próspera y bella; con mujer de mi estirpe me consuela, si se puede contar alguna en ella que en belleza y virtud ventaja haga.» Y a esto respondió cortés la maga: «Veo venir detrás de tus espaldas madres de reyes y aun de emperadores, firmes columnas, púdicas guirnaldas de casas y de estados valedores; no menos dignas ellas en sus faldas que en armas son los hombres por honores, por piedad, corazón, por gran prudencia, por suma e incomparable continencia.
Emprendieron el vuelo en medio de la tormenta, y el compañero de Juan les sacudió de lo lindo con las tres varas; nunca había recibido el brujo en las espaldas una granizada como aquélla.
Era otra pregunta difícil, y como a Alicia no se le acurrió ninguna respuesta convincente y como la Oruga parecia seguir en un estado de ánimo de lo más antipático, la niña dio media vuelta para marcharse. - ¡Ven aquí! - la llamó la Oruga a sus espaldas-. ¡Tengo algo importante que decirte!
¿Cómo ha podido ocurrírsele venir a mi casa con esta embajada? No sé si debo quedarme o retirarme y andando de espaldas, se fue a su dormitorio y lo cerró con llave, dejando solo a Jorge.
Hase de imaginar de suerte, que por la tristeza no pueda el tirano imaginar que se imagina. El que sabe ser dos, en una acción se guarda las espaldas, con lo que finge, a lo que traza.
Entonces Tilio Cimbro con las dos Manos le quitó la toga de los hombros, y Casca, que estaba a sus espaldas, sacando un puñal, el primero le dio en un hombro una herida pequeña.
En tanto que estuvo sentado, se le arrodillaron; en levantándose, se levantaron para derribarle. Quitole Tilio Cimbro la toga de los hombros, y luego Casca el primero le dio por las espaldas la primera puñalada.