espantajo

(redireccionado de espantajos)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con espantajos: trampantojo, fantoche
  • sustantivo

Sinónimos para espantajo

espantapájaros

Sinónimos

estantigua

Ejemplos ?
Van diciendo gente que las mira: "¡Ay qué tonto que eres, que no me conoces!" Tradicionalmente, cuando salían máscaras era el lunes de Carnaval, llamado "Día de los Espantajos".
En el cine los hombres lobo han sido muy representados, formando parte de los espantajos más célebres de todos los tiempos (junto a los vampiros, los zombis, el monstruo de Frankenstein y las momias).
Con respecto al significado del nombre Choele Choel, el General Olascoaga le atribuye "espantajos de cáscaras de árbol", señalando que los indios lo atribuían a las cortezas que las crecidas del río dejaban enredadas en los árboles cuando se producían las bajantes.
Petit, Gustavo Cavero y Ernesto Villegas. Los espantajos (1915), de Roberto Cayol. La viuda influyente (1915), de Belisardo Roldán.
Los espantajos (1915) La vuelta de Braulio (1915) El zonda (1915) El rancho de las violetas (1915) Barranca abajo Cataplasma, de Enrique Buttaro.
Un gorrión, que mientras piaba saltaba de una a otra rama, sin estarse un momento quieto y moviendo la cabeza a todos lados, era el que charlaba y decía: -El cardador de lana miraba al hablar a sus hijos, pero en particular a un niño de unos doce años, rubio, más encarnado que una de esas cerezas que con tanto placer pico a pesar de los espantajos que pone encima del árbol el hortelano; y el niño levantaba la cabeza y parecía dudar de lo que oía.
Y porque pudiste ser pluma y ser hoz que segó los mitos y aureolas de la iglesia en falsa fe y rasgaste máscaras a los espantajos sin imitar los descensos de diletantes rayuelas, ahogamientos egoístas de individuos trapos moribundos en su mínima tragedia de propiedad privada, no te leyeron, José, ni te velaron en el palacio de la puercas artes anticuadas con su desfile de payasos emplumados, enfundados en sus pingüinas elegancias; ni te condecoraron a ser muerto distinguido en la rotonda de los hijos de la patria chichona, que si revivieran, remorirían avergonzados de tanta hipocresía.
Como a las mujeres, aunque sean de la edad de Matusalén, las gusta seguir la última moda, quedaron los siete espantajos muy alegres, cada una con su rueca, instrumento que antiguamente ponían por burla y castigo a los soldados que en las batallas se portaban con cobardía.
Tu supónte que al Gallareta le han metío en chirona a cumplir lo que le echaron el mes pasao por mo de lo del Cartulina, y al enterarse de qua ya no hay espantajos en la jaza, se me ha colao toa la pandilla del Altozano, y como es naturá, no hay quien se talle dos pesetas, porque es que nadie está dispuesto a buscarse una ruina.
Yo creo que estás dequivocá hoy por hoy; yo creo que estás dequivocá der to, pero yo te digo una cosa, y esta cosa es que cuando se tiée una jaza, una güena jaza y no hay en ella espantajos, está muy expuesto el amo a que se coman el trigo los gorriones.
Y he aquí que, terminada la función, habiendo desfilado los que le daban brillo con su presencia, avanzaron hacia el altar mayor unos figurones desmesurados, de descomunal alzada: eran morazos con abigarrados turbantes, peregrinos vestidos como el del Pico, caricaturas de petimetres y petimetras, espantajos geográficos de «partes del mundo»; y venían a paso vivo, y se paraban ante el Numen, ejecutando su danza de todos los años, mientras la gaita reía, estridulaba, se lamentaba en alguna nota marcándoles el compás con su música popular, agreste, llena de gozoso sentimiento.
sin que apaguen las llamas que agigantan mis inciensos... sin que puedan derruir los gritos de sus máscaras informes —espantajos— mi cosecha de alas.
Y dando más amor del que me dieron, ahondé mi atrevimiento en las cavernas… mudé las oscuras en cenizas… y erigí sobre sus ruinas las hogueras… Mas en mi altivez de sueño, reducido por los espantajos, convertí la sonrisa de mis manos, estrépito de hallazgos, en la semilla que no germina… lucideces rotas, tiempo detenido, descubriendo un mundo donde aún no nacen los deseados cauces para mi desborde iluso.
Cada noche… cada noche vestiré mis ilusiones desnudadas, calladas para siempre en sus gritos de deseos con mi sed escondida en sembradíos anónimos para ver renacer a la mañana las nuevas alas, distantes a la imagen, caballero del espejo que a gritos descubrió lo cierto de sus giros engañados, burlados por ropajes espantajos de las máscaras pegadas a los rostros que murieron el punto consumido de sus diástoles.
¿Cómo a la vista de este feroz ejército no tiemblas? (Señala a los pillos.) MEDIODIENTE Nunca el pájaro grande retrocede por ver los espantajos en la higuera.
las voces penden de los matorrales de espantajos como frutos de los parajes poblados por aludes de prófugos apenas distantes solitarios de los antiguos sacrificios por la batahola sin nombre todavía...” El hombre angustiado no sabe hacia dónde dirigirse, en quién creer; es un prófugo de sí mismo y un abandonado a su soledad: “el cielo es una polvareda...