espanto

(redireccionado de espantos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para espanto

amenaza

Sinónimos

horror

Sinónimos

Ejemplos ?
CONVIENE A SABER: REDOMAZOS, UNTOS DE MIERA, CLAVAZÓN DE SAMBENITOS Y CUERNOS, MATRACAS, ESPANTOS, ALBOROTOS Y CUCHILLADAS FINGIDAS, PUBLICACIÓN DE NIBELOS, ETC.
PANCRACIO Ahora bien; si ha de ser sin peligro y sin espantos, yo me holgaré de ver esos señores demonios y a la canasta de las fiambreras; y torno a advertir que las figuras no sean espantosas.
Duelos, espantos, guerras, fiebre constante en nuestra senda ha puesto la suerte triste: ¡Cristóforo Colombo, pobre Almirante, ruega a Dios por el mundo que descubriste!
Sería largo y enojoso referir el laberinto de cuidados, las tristezas y tenebrosos espantos de aquella horrible soledad, sólo conocida de los que la han sufrido.
l cínico Diógenes de Atenas con su filosofía hizo, mientras vivió, mil cosas buenas, siendo su gran manía ponerse a procrear públicamente a sol radiante y a faldón valiente. Decía: -No es razón que a ver a un hombre morir se junten tantos y el ver fabricar otro les asombre para que hagan espantos.
10 Entonces les dijo: Se levantará gente contra gente, y reino contra reino; 11 Y habrá grandes terremotos, y en varios lugares hambres y pestilencias: y habrá espantos y grandes señales del cielo.
— cuando parece la conciencia pasmada, profundo cráter de apagada escoria, desierto cauce de agotado río, y en la noche callada no se oye más rumor que el de la orgía o es áspero crujir de la cadena, mientras del cielo en la extensión vacía la ronca voz de los espantos truena!
Por el mes de noviembre del año 1651 era preciso estar curado de espantos para atreverse a pasar, después del toque de queda, por el callejón de San Francisco.
Fui insinuante y altivo. Y cuando ya creía lograda la victoria, aquella figura se volvió hacia mí, descubrió su cara, y ¡oh espanto de los espantos!
Solo que para tomar aquella ruta era preciso pasar rozando con las tapias del campo santo. Y Clara, resuelta a morir, tenía miedo a las tapias. ¿Miedo a los espantos de ultratumba? ¿Miedo a algún ánima del Purgatorio?
Así lo enseña el grande doctor y padre San Agustín: "Quien se alegra con los milagros de los beneficios, alégrese en los espantos de las venganzas, porque halaga y amenaza.
Allí se arrodillaba esa mujer misteriosa, vuelta hacia el oriente; inclinábase como besando el suelo y lloraba con grandes ansias, poniendo su ignorado dolor en un alarido largo y penetrante; después se iba en silencio, despaciosamente, hasta que llegaba al lago y en sus orillas se perdía; deshacíase en el aire como una vaga niebla, o se sumergía en las aguas; nadie lo llegó a saber; el caso es que allí desaparecía ante los ojos atónitos de quienes habían tenido la audacia de seguirla." Y las supersticiones de los españoles que en cualquier rincón miraban espantos y aparecidos...