esparavel


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para esparavel

atarraya

Ejemplos ?
Además de la ventaja de evitar que se enrede o enganche en algún botón de la armilla o chupa circunstancia que para algunos poco precavidos ha sido muy funesta pues que se han dado casos de haberse llevado al agua el pescador el mismo tiro del Esparavel.
Uno de los pescadores del barco se pone en la popa y empuña los dos remos, con los cuales va encaminándole hacia la parte que le advierte su compañero el cual hallándose en la proa con su esparavel prevenido, mira cuidadosamente a una y otra parte hacia donde puede proporcionar mejor su tiro.
Hecha la Capa, se sigue poniendo doble el último orden de mallas y sobre ellas, se continúa con el propio molde enlazando sin acrecer o aumentar, pero se echa hilo más grueso hasta el largo de palmo y medio, que es la última parte o remate del ruedo del Esparavel, en cuya conclusión fenece la malla con dos pasadas de aguja, que es lo mismo que echar el hilo doblado.
Enfilados los plomos en la cuerda, se empieza a armar el Esparavel lo mismo que cualquiera otra red, tomando de seis en seis mallas para formar las casillas: en cada una de ellas se coloca un plomo, quedando solo un dedo o poco más, del uno al otro, pero como los plomos son todos de una pieza, que es decir a manera de un canutillo y por lo mismo no es fácil quitarlos y ponerlos como cuando están abiertos, si acaso por el uso en otros Esparaveles en que ya han servido llegan a estar gastados, entonces se arma de cinco en cinco mallas y se añade una libra o más de plomo, según conviene.
La diferencia consiste no en la tela de la red sino porque concluye la capa siempre creciendo, pues que como la parte que se llama bolsa es muy diferente, no necesita este la misma disposición entendido por el Esparavel común.
La armadura del que para entendernos daremos el nombre que parece más adecuado de Esparavel de arillo. En ella se manifiesta que los cordelitos pasando por el pequeño círculo o arillo se unen a un centro común, en el cual se atan todos.
Conviene advertir que así como en el primer Esparavel, los cordelitos interiores que forman la bolsa están atados en el centro de las casillas hasta las mallas dobles, este tiene atado un cordel en cada nudo o parte lateral de las casillas y a este tenor por toda su circunferencia y en el centro que forman como si dijésemos una gaza, se anudan los cordeles referidos que pasan centralmente por el círculo o arillo a juntarse en su punto de atadura, como queda dicho.
Este Esparavel en todo su largo, presenta una figura cónica en cuya disposición se descubren por la parte de abajo todos los plomos, lo que no sucede con el Esparavel común porque están concentrados en la bolsa.
El modo de usar del Esparavel de arillo se reduce a empalmar en la mana izquierda el cordel en la propia manera que el antecedente Esparavel comun.
El mismo pescador recoge su Esparavel en el que se ven los cordelitos reunidos y que comprimiéndolos el arillo se abolsa lo largo de la red hacia su parte inferior, en que están encerrados los peces.
Con la pleamar se inunda el corral llenándose de peces, moluscos, crustáceos y otras formas de vida marina, que quedan atrapados en el interior del corral con la bajamar por efecto de la barricada, circunstancia que se aprovecha por los pescadores corraleros hacer sus capturas con la tarraya o esparavel.
Son especialmente característicos y abundantes en Sanlúcar de Barrameda, Chipiona y Rota, todas ellas localidades españolas pertenecientes a la comarca de la Costa Noroeste de Cádiz, en Andalucía. Allí los pescadores usan un tipo de red llamado esparavel o tarraya para capturar a los peces encerrados.