fariseísmo


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para fariseísmo

Ejemplos ?
Brecht observa: Brecht termina su evaluación: En 1988, el teólogo Stephen Westerholm argumentó que los ataques de Lutero contra los judíos eran en realidad parte integrante de su ataque a la Iglesia Católica, es decir, que Lutero les aplicó la crítica paulina al fariseísmo como legalista e hipócrita hacia la Iglesia Católica.
Es ante este fariseísmo que Acton dice: “Si existe alguna presunción, va en contra del poder, aumentando según el poder también aumenta.
Hoy, que tanto se habla por muchos del reinado social de Jesús, se debía meditar algo más en que tal reinado no puede ser más que el reinado de la paz y de la justicia, de la paz sobre todo, de la paz siempre y a toda costa. No hay fariseísmo que pueda empañar el claro y terminante: ¡no matarás!
En efecto, en la carta de Lord Acton a Creighton, el 5 de abril de 1887, se está combatiendo el fariseísmo en la historia: el juzgar al papa o al rey de manera distinta a como se juzga los demás hombres, partiendo de la presunción de que no se equivocan.
Representante de los liberales en el fariseísmo (la escuela de Hillel era opuesta a la de Shammai),el autor de Hechos de los apóstoles le atribuye una intervención con un razonable consejo en el concilio convocado contra los apóstoles y salvó a éstos de la muerte (Hch 5.33–42).
El sentido moral estaba oscurecido en las clases dirigentes por un fariseísmo tradicional y por una pavorosa indigencia de ideales.
Adler hacía siempre gala de un extremo fariseísmo: por un lado, militaba en el Partido Socialdemócrata de Alemania y por el otro, no mostraba el mínimo escrúpulo hacia sus trabajadores.
Esto se conoce como el «Decreto Apostólico» Traducción al español: «Pero todavía existían los clamores de los conversos del fariseísmo que exigían que los gentiles convertidos ‹deben ser circundados y mandados a obedecer la ley de Moisés›, por lo que el asunto fue discutido en una reunión pública.
El sentido moral estaba obscurecido en las clases dirigentes por un fariseísmo tradicional y por una pavorosa indigencia de ideales.