fustigar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para fustigar

azotar

censurar

Ejemplos ?
Servía éste de cabalgadura a una hermosa joven que llevaba un niño en brazos; a pie, junto a ella, caminaba un anciano grave, empuñando un palo, que así le servía para fustigar al rucio como para sostener su paso fatigoso.
Vi nacer, vi morir del sol la lumbre, solo en la soledad... mas hoy rechaza mi edad cansada fustigar caballos, y para cazador me sobran callos.
¡Véase qué origen tan criminal de violaciones! ¿Hay quién piense en castigar, en fustigar en los hombres tales crímenes voluntarios, premeditados y alevosos?
Ya te acosa el impávido Téucer de Salamina y Esténelo, diestro en el combate o impetuoso en el momento que es preciso fustigar a los caballos.
Consiste en golpear una o más veces las nalgas (nalgada), ya sea con la mano (palmada), con un instrumento o con la pelvis, denominado también "azote" o "disciplina" (cuerdas anudadas, látigo, vara, cinturón, fusta -fustigar-, flagelo -flagelación-).
En estos procesos se caracterizó por fustigar a los indefensos acusados vituperándolos, a veces con una cruel e ingeniosa retórica.
Huxley poseía el peligroso don del lenguaje incisivo y no fue remiso en fustigar a quienes estaban dispuestos a sostener la "cosmogonía de los hebreos semibárbaros" para oponerla a "la exactitud de las conclusiones científicas".
Vinallop conserva restos de las trincheras que en la Guerra Civil el ejército franquista, utilizó para fustigar el acceso a la ciudad de Tortosa, en el margen izquierdo, entre los años 1938 y 1939.
En 1857, en unión de Rafael Carvajal y Gabriel García Moreno, fue redactor del periódico “La Unión Nacional”, dedicado a combatir y fustigar al régimen del Gral.
La coordinación de los cilios entre sí, al fustigar el agua sobre la superficie de una célula, viene dada por la misma agua, movida por el cilio precedente.
Luis Cougil, también se opone a esta teoría, asegurando que el látigo para fustigar ritualmente, la representación de animales totémicos en la máscara y el revestimiento de piel, tienen un origen bastante anterior a la época medieval, y este personaje está estrechamente ligado con los demás elementos que conforman el carnaval lazano, en cuanto sus posibles orígenes.
Mario Muñoz, quien además de médico era radioaficionado. Muñoz les entregó dos pequeñas plantas, las cuales fueron trasladadas a La Habana con el fin de fustigar a la tiranía.