garganta

(redireccionado de gargantas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para garganta

Sinónimos para garganta

Ejemplos ?
Venía cubierto el rostro con un tafetán carmesí; por las gargantas de los pies, que se descubrían, parecían dos carcajes (que así se llaman las manillas en arábigo), al parecer de puro oro; y en los brazos, que asimismo por una camisa de cendal delgado se descubrían o traslucían, traía otros carcajes de oro sembrados de muchas perlas; en resolución, en cuanto el traje, ella venía rica y gallardamente aderezada.
Escuadras de níquel juntan los picos en su costado. Una custodia reluce sobre los cielos quemados, entre gargantas de arroyo y ruiseñores en ramos.
(Recogido por el Dr. Pommerol) = Un día iba el buen Dios con saint Pierre hacia las gargantas del, entre y. Iban contemplándolo todo en su paseo: los quehaceres del mundo y las dificultades para hacerlos bien.
Siendo impo­sible ya el mantenerse en el Alto Perú, sin arriesgar los restos y el material del Ejército, que había de contribuir algún día a sacarle de extraña dominación, fue necesario evacuarlo, trayendo en pos de sí una numerosa emigración comprometida, y dejando organi­zados Cuerpos francos que hostilizasen al enemigo. Las gargantas del Perú se guarnecieron debidamente, y para remontarse el Ejército, se estableció el cuartel general en Tucumán.
En las gargantas del monte, a nuestra izquierda, veíamos petrificado el espantoso torrente de lava que en la erupción de 1822 puso a Reina muy cerca de correr la misma suerte que Herculano, sobre cuya tumba está fundada.
La nieve cae en copos, Sus rosas transparentes cristaliza, En la ciudad, los delicados hombros Y gargantas se abrigan; Ruedan y van los coches, Suenan alegres pianos, el gas brilla; Y, si no hay un fogón que le caliente, El que es pobre tirita.
Eres el espejo de una Andalucía Que sufre pasiones gigantes y calla, Pasiones mecidas por los abanicos Y por las mantillas sobre las gargantas Que tienen temblores de sangre, y de nieve Y arañazos rojos hechos por miradas.
ORESTES ¿Ha perecido justamente la hija de Tindareo? EL FRIGIO Muy justamente, aunque tuviese tres gargantas para morir. ORESTES Me halagas por miedo, pero no piensas así.
5 Gozarse han los píos con gloria: Cantarán sobre sus camas. 6 Ensalzamientos de Dios modularán en sus gargantas. Y espadas de dos filos habrá en sus manos; 7 Para hacer venganza de las gentes, Y castigo en los pueblos; 8 Para aprisionar sus reyes en grillos, Y sus nobles con cadenas de hierro; 9 Para ejecutar en ellos el juicio escrito: Gloria será esta para todos sus santos.
No la complació tanto, si no que hubo de enojarla y de escandalizarla, aunque reprimió el enojo, atribuyendo lo que veía a inveteradas e imprescindibles modas orientales, que en el fondo del salón apareciesen tres bayaderas, con traje de Apsaras o inmortales ninfas, las cuales tejían voluptuosa danza, desceñido y leve el transparente ropaje, los brazos y los pies desnudos, luciendo en las gargantas de los pies y en los brazos, ajorcas y brazaletes, y dejando ver además las torneadas espaldas y los firmes y redondos pechos.
¡Se amarán todos los hombres y comerán tomados de las puntas de vuestros pañuelos tristes y beberán en nombre de vuestras gargantas infaustas!
El grito de dignidad del insurgente Vicente Guerrero, "Vivir por la Patria o Morir por la Libertad", vuelve a sonar en nuestras gargantas.