golpear


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para golpear

abrir la cabeza

Sinónimos

Sinónimos para golpear

Ejemplos ?
Del jardín se fue al campo y, cuando hubo terminado, hubo de volver a empezar. Cuando regresó a casa se encontraba tan cansada que no pudo volver a pensar en golpear a Isabeau.
Por qué entonces golpear a la revolución empujándola a un camino que la lleva a su destrucción, sobre todo por defectos que no son inherentes al socialismo o al comunismo, sino que representa la sobrevivencia del viejo orden y de los antIguos efectos destructivos de la omnívora autoridad ilimitada?
La malvada Séraphine, intentando reponerse de su sorpresa, loca, embriagada de alegría al contemplar todas aquellas riquezas, se puso a golpear con rabia a su pobre hijastra, sin dejar de gritar: - ¡Llora, llora, desgraciada!
Y, de pronto, Solano, con movimiento lleno de soltura, el airoso gesto del que recoge una flor, rodeó el talle de Irene, la atrajo a sí, y ella, vencida, se dejó ir, sintiendo sobre su pecho, entre un vértigo que la desvanecía, el batir y golpear del corazón de Solano...
Pero pierde la receta que el doctor acaba de prescribir; en el cocimiento, se le olvida colar, o se le queda en el tintero el azúcar, o me lo sirve hirviente o helado, y, al golpear las almohadas, me tira del pelo, me da un achuchón en la nuca, me deja en postura peor.
Encerrarse cada noche en un sucio establecimiento público, para golpear sobre mesas de mármol con huesecitos de cordero marcados con puntos negros, le parecía un acto precioso de su libertad que le aumentaba su propia estimación.
Llegó el diablo, que era el marido de la mujer, sintió el olor de cristiano y les descubrió. Se puso hasta a golpear a su mujer, por no haberle contado que había recogido a aquellos niños.
Me parecía que aquella carrera furibunda tenía algún objeto que no alcanzaría, y la angustia crecía, crecía, y en el ruido de las herraduras al golpear la carretera desierta y blanca de nieve, me parecía oír una voz que me gritaba: «¡Apura, apura, vas a llegar tarde; más aprisa, apura, apura!».
El del Sonajero aparecía tranquilo y risueño, y de vez en cuando miraba a hurtadillas a su mujer, sin dejar de golpear suave y acompasadamente con el recio bastón de puño de asta sobre el tablado.
Los que habían avisado la víspera se hacían esperar; algunos incluso estaban todavía en cama en sus casas; Hivert llamaba, gritaba, juraba, luego se apeaba a iba a golpear fuertemente a las puertas.
Oyó aún las risas y el parloteo de sus chicos que se levantaban, y después de un rumor in crescendo, un tintineo vertiginoso que irradiaba desde el centro de su cerebro e iba a golpear en ondas rítmicas contra su cráneo dolorosísimo.
Claro, el imperialismo fracasó todos estos años en su intento desesperado por aislarnos, porque precisamente es aislarnos, aislarnos, aislar, aislar, y golpear.