Ejemplos ?
A sus damas respectivas les hicieron cosquillas con piñas de abeto que llevaban en el bolsillo; luego se quitaron las botas para estar más cómodos y se las dieron a guardar.
No ignoraba que durante varias semanas Wyatt había mantenido conversaciones con Nicolino, y ahora veía a bordo una caja que, a juzgar por su forma, sólo podía servir para guardar una copia de La última cena de Leonardo; no ignoraba, además, que una copia de esa pintura, ejecutada en Florencia por Rubini el joven, había estado cierto tiempo en posesión de Nicolino.
Dice el acta del 17 de junio de 1549 que “el gobernador para serlo debe guardar los mandamientos reales, mantener a sus gobernados en paz y justicia, guardar las libertades, franquicias y privilegios y gracias, que el rey acuerde a los caballeros hijosdalgos y a todas las personas que descubren o conquistan o pueblan tierras nuevas; y consentir que goce esta ciudad, vecinos y moradores de ella, de los términos y jurisdicción que les fueron señalados” El acta continúa diciendo que Valdivia concurre al Cabildo y que durante la ceremonia “plegó las manos una entre la otra y juró en debida forma el derecho”.
Discurso Estaba la muerte de César destinada en la mano de Marco Bruto, y pone César todo su cuidado en guardar su muerte, y en traer y acercar a sí a quien le ha de matar.
Todas las luces apagó Julio César a su salud: tuvo sin ojos el deseo, desvelose en guardar su propia muerte, en traer a sí su homicida; y como determinaba a escuras, no vio la enemistad de Marco Bruto en la amistad que tenía con su enemigo Pompeyo.
Sabía que al que quieren matar, los que le guardan le acompañan la muerte, no se la estorban; y cuando saben de quién habían de guardar al príncipe, ya no tienen príncipe que guardar; porque del matador sólo da noticia el ya muerto, y cuando no bastan a la defensa del difunto, atienden a la prisión del homicida.
Con él aunque se ha casado en verdísima flor una chica, y chica que un ternecillo cabrito más delicada, de guardar ella más diligentemente que las negrísimas uvas, divertirse a ella la deja como quiere, y ni un pelo solo le importa y no se subleva por su parte, sino que como un aliso en su fosa yace desjarretado por la liguria segur, justo tanto todo sintiendo como si ninguna tuviera por ningún lugar.
A causa de este desorden y de esta inconveniencia, y no porque un pié deje de guardar compás con la lira, tiene lugar la falta de acuerdo y armonía entre hermanos y hermanos, entre Estados y Estados, y en sus divisiones y en sus guerras sufren el cúmulo de males que mutuamente se causan.
Una vez fui a parar a manos de una mujer vieja y pobre, en pago de su duro trabajo del día; y ella no encontraba medio de sacudírseme; nadie quería aceptarme, era una verdadera desgracia para la pobre. -No tengo más remedio que colarlo a alguien -decía-; no puedo permitirme el lujo de guardar un chelín falso.
A este sexo ha debido siempre el mundo la pérdida y la restauración, las quejas y el agradecimiento. Es la mujer compañía forzosa que se ha de guardar con recato, se ha de gozar con amor y se ha de comunicar con sospecha.
Al ser liberados o repatriados, los internados recibirán en numerario el salario a su favor de la cuenta llevada de conformidad con lo dispuesto en el artículo 98, así como cuantos objetos, cantidades, cheques, títulos, etc., les hayan sido retirados durante el internamiento, excepto los objetos o valores que la Potencia detenedora deba guardar en virtud de la legislación vigente.
Juzgaban que el oro era el único interés de estos, como el único móvil de los primeros; y así, resolvieron llenarles las manos de riquezas, guardar exteriormente todas las formalidades de cristianos y continuar en lo privado sus viejos usos.” De esta manera la forma corrupta en que se implementó el orden colonial, tanto entre los españoles como en contra de los indios, permitió que nunca se consolidara el nuevo proyecto civilizatorio.