heroinómano

(redireccionado de heroinómanos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para heroinómano

Ejemplos ?
Narra la punzante historia de un grupo de jóvenes heroinómanos de los suburbios de Edimburgo que no tienen aspiración alguna por la vida salvo drogarse o conseguir dinero sucio.
Otto Preminger le reclamó entonces para dar vida al Louis de El hombre del brazo de oro (1955), un certero acercamiento de este realizador a las miserias de los heroinómanos en el que McGavin daba vida al proveedor de droga, del desdichado Frankie Machine, el yonqui encarnado por Frank Sinatra.
En los ochenta, recogiendo el listón de La Loma y compitiendo con él, Eloy de la Iglesia comenzaría su propia saga de desarraigados con El pico y El pico 2, en la que se sumerge en el mundo de los heroinómanos.
Bajo su responsabilidad, en 1981 se creó en el Hospital del Mar de Barcelona una de las primeras Unidades de Desintoxicación para heroinómanos que hubo en España.
La gente que lidia y que tiene grandes dificultades con el estrés, la ansiedad, el insomnio, suelen abusar o hacerse dependientes de los sedantes. Los heroinómanos suelen suplementar su droga o intentar un sustituto con los sedantes.
Hacia 2010 un estudio probó que los heroinómanos habían desaparecido de las calles y el tratamiento dejó de ser considerado como una prueba para oficializarse y convertirse en tratamiento estandar.
El mismo estudio demostraba que suponía un ahorro económico importante. Igualmente el número de heroinómanos ha caído un 30% desde 1983.
Mientras que la legalidad del cannabis continúa siendo un asunto controvertido, la introducción de un tratamiento de asistencia a heroinómanos ha sido aplaudida por mejorar notablemente la salud y la situación social de los adictos a esta sustancia.
Para evitar los efectos secundarios de los heroinómanos se han implantado centros de ayuda en los que ellos pueden consumir heroína y otras drogas duras, lo que les permite un consumo que cumple los estándares higiénicos.
Trainspotting es una novela de Irvine Welsh, publicada en 1993. Trata la vida cotidiana de unos heroinómanos de modo bastante patético y a la vez humorístico.