hojarasca


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para hojarasca

broza

Sinónimos

Sinónimos para hojarasca

seroja

Sinónimos

Ejemplos ?
Para gozar sus rayos bienhechores entreabrían su cálices las flores, manso alzaban las ráfagas murmullo en la hojarasca espesa, y a su tranquilo y deleitoso arrullo despertaban los pardos ruiseñores.
Se agasapó entre el yuyal, peló un trabuco y aguaitó lo que viniera. Ya lo estaba sopapiando el sueño, cuando un baruyo de hojarasca le hiso parar la oreja.
El terror nos dejó paralizados, y sin contar con que no estábamos acostumbrados a tan peligrosa caza, no teníamos tampoco, en aquel momento, armas ni medio alguno de defensa. Nos escondimos, pues, detrás de montones de hojarasca y entre los árboles.
tan nunca en arboledas como la vida mi vida hecha ahora trizas hojarasca cenizas misas sin misal de cancionero incienso yerto desierto huerto y muerto.
se cayeron de los cielos que me iluminaban la tristeza para consumirse de mis abandonos cuando descubrí el vacío de mis universos sin dioses imaginados en mis fantasías de angustia desprotegida, donde no hubo amor para mis entregas, porque en tanta búsqueda de nacer canciones se perdió la nota de mis sinfonías y el afán camino de mis pasos huecos se detuvo inerte para desnudarme entre la hojarasca y dejar mi cuerpo a las algarabías de los sentimientos ultrahumedecidos al espasmo místico del retorno mítico a los paraísos de mi ser hundido en la noche oscura de la nada.
Para gozar sus rayos bienhechores entreabrían sus cálices las flores, manso alzaban las ráfagas murmullo en la hojarasca espesa, variando de la luz los mil colores, y a su tranquilo arrullo despertaban los pardos ruiseñores.
¿Y usted que hace décimas y que la echa de cronista o de historietista y que escribe en los papeles públicos y que ha sido diputado a Congreso ignora lo que en mi tiempo sabían hasta los chicos de la amiga? Así son las reputaciones literarias desde que entró la Patria. ¡Hojarasca y soplillo! ¡Oropel, puro oropel!
Mi amo, por su excesiva pobreza, no podía procurarse para sí (y por lo tanto mucho menos para mí) un miserable haz de paja ni la más débil techumbre. Toda su guarida era una mala choza de hojarasca.
Escondiendo el cofre en el bosque, entre hojarasca seca, se encaminó a la ciudad; no llamó la atención de nadie, pues todos los turcos vestían también bata y pantuflos.
Los rojizos tejados caían oblicuamente, protegiendo con el alero los tragaluces y ventanitas de las buhardillas, y entre la pimpante hojarasca de los castaños, por encima de la copa de los granados manchados de asteriscos escarlatas, se veía un gallo de cinc moviendo su cola torcida a todos los vientos.
A su temblante rayo cristalino estremecido el viento se dilata; la húmeda sombra se recoge en pliegues al hondo valle, y su raudal de plata mueve bullendo el plácido arroyuelo; tiende la brisa de la noche el vuelo que en la hojarasca, en lánguido murmullo, largo susurra, y gime solitaria la tórtola doliente, que da de amor el postrimer arrullo.
12 Y si alguno edificare sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca; 13 La obra de cada uno será manifestada: porque el día la declarará; porque por el fuego será manifestada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego hará la prueba.