impulsar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con impulsar: indignarse
  • verbo

Sinónimos para impulsar

empujar

Antónimos

Ejemplos ?
59.- Del sistema integrado de desarrollo de recursos humanos.- Es el conjunto de políticas, normas, métodos y procedimientos orientados a validar, impulsar las habilidades y conocimientos de los servidores del servicio civil, a fin de lograr eficiencia, eficacia y oportunidad del servicio público.
Esta soberanía, después de examinar la información recabada y valorando la trascendencia de su intervención en las tareas que hoy se plantea el país, declara: Primero: Su compromiso indeclinable de actuar con la mayor decisión dentro del ámbito de su competencia en la solución de los graves problemas que hoy Segundo: Su decisión de impulsar todas las acciones que contribuyan a la reconstrucción de las zonas afectadas y al mejoramiento de las condiciones de vida de los mexicanos velando por la protección de la salud, la garantía del trabajo y el derecho de toda familia a contar con una vivienda digna y decorosa.
En la tercera reunión (Ginebra, 22 a 28 de noviembre de 2001), dos grupos de trabajo produjeron un texto revisado y posteriormente un grupo de trabajo redactó un texto. Esos documentos se utilizaron para impulsar las negociaciones en la cuarta reunión.
Respecto de la crisis global, que los países emergentes hemos sufrido su impacto pero realmente nació en los países desarrollados, debemos decir que son precisamente los países en vías de desarrollo los que sostuvieron durante la última década el crecimiento de la economía y los que vuelven a impulsar y sostener hoy el crecimiento de la actividad económica y por ende los instrumentos para poder superar una de las crisis, tal vez la más importante crisis económica desde la de 1930.
Y en esto quiero decir que esta experiencia que hemos tenido en la Argentina y en los países emergentes, que vuelvo a reiterar estamos sosteniendo el crecimiento económico, obliga al desarrollo por parte del G-20 -lo vamos a impulsar también desde el G-77- de una fuerte reforma de los organismos multilaterales de crédito, que han fracasado en su misión fundamental de mantener una economía estable a nivel mundial que generara bienestar y empleo para los habitantes de este planeta.
Por eso creemos en la necesidad de una reingeniería a nivel internacional de los fondos multilaterales y fundamentalmente un marco teórico diferente al que vivió el planeta y que fue el del Consenso de Washington, agotado por fracaso pero no sustituido por un nuevo marco teórico en el cual se les diera diferentes roles a los bancos centrales y también diferentes roles a los Estados como instrumento para impulsar medidas fiscales, medidas contra cíclicas que aseguraran lo que a nuestro criterio es central: la estabilidad del empleo, no solamente la estabilidad de la moneda.
El Estado promoverá la iniciativa privada, garantizando la creación y justa distribución de la riqueza, así como la producción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades de la población, la libertad de trabajo, empresa, comercio, industria, sin perjuicio de su facultad para dictar medidas para planificar, racionalizar y regular la economía e impulsar el desarrollo integral del país.
Cada Parte Contratante adoptará todas las medidas practicables para promover e impulsar en condiciones justas y equitativas el acceso prioritario de las Partes Contratantes, en particular los países en desarrollo, a los resultados y beneficios derivados de las biotecnologías basadas en recursos genéticos aportados por esas Partes Contratantes.
Admiraban el acervo científico y cultural europeos, sus conquistas técnicas y el rápido desarrollo de la economía de Estados Unidos –aunque rechazaron las prácticas esclavistas y el temprano expansionismo de los vecinos del Norte-, pero insistían en que sólo conociendo los elementos constitutivos de cada país, su situación particular –geografía, población, idiosincrasia, necesidades-, era posible crear los instrumentos, inclusive teóricos –Alberdi hablaba de la urgencia de una filosofía americana-, para impulsar el progreso social.
-Se razona en pos de hacer hipótesis y llegar a comprobarlas con el propósito de impulsar el pensamiento por hipótesis continuas.
Es decir, tales situaciones han de impulsar acciones comunicativas que promuevan aprendizajes por medio de soluciones problematizadas y al ir resolviéndolas, aterrizarlas en productos concretos que he denominado desde hace mucho tiempo, objetos lenguaje.
Debemos lamentar, en todo caso, que no haya sido posible llegar a un acuerdo que permita identificar los factores de discriminación agravada o múltiple. Ello con el fin de impulsar acciones que respondan a las manifestaciones contemporáneas de racismo.