irse


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para irse

marcharse

Sinónimos

Ejemplos ?
Íbase a mis pajas y trastornábalas, y a mí con ellas, pensando que se iba para mí y se envolvía en mis pajas o en mi sayo, porque le decían que de noche acaecía a estos animales, buscando calor, irse a las cunas donde están criaturas y aun mordellas y hacerles peligrar.
He olvidado decir que mi novio me visitaba entonces todas las noches; pero pasábamos casi todo el tiempo sin hablar, como si ya nuestras frases de cariño no tuvieran valor alguno para expresar lo que sentíamos. Cada vez se retiraba él más tarde, cuando ya en casa todos dormían, y cada vez, al irse, acortábamos más la despedida.
¡Ahora comprendo por qué me espiaba día y noche! ¡Ahora comprendo todo! ¡Quería irse por eso! 7,15 a.m. ¡El patio está lleno de víboras!
Después había notado el Cachete un cambio brusco en su conducta: la Gorgoritos estaba alegre, brillábanle los negrísimos ojos como en los días más felices, como en los días aquellos en que él cantábale sus amores en murcianas y soleares en el hondilón del Canela; además, procuraba acercársele lo menos posible; siempre tenía un motivo para justificar su alejamiento; era mucho lo que tenía que hacer; la pólvora íbase acabando de modo alarmante; ya las reservas estaban casi todas en casa del boticario; además, las cuatro joyas de alguna valía estaban a buen recaudo en casa de agüelito y pronto, de seguir la cosa como iba, tendrían que irse el uno al hospital y la otra a que le diera el relente en Martiricos.
Rosario vivía en calle de los Cristos, cerca del lavadero donde se ganaba honradamente la vida desde la noche aquella en que su Curro hubo de izar el ancla para irse a vivir con la Gorgoritos.
eso de que fue raptado por un traficante...) E iba y venía del asunto tratando de entenderlo. - Creo que debe irse a su casa. Hay muchos curiosos a nuestro rededor -continuó la bondadosa.
Mas la familiaridad con Casio le estragaba el amor que a César debía tener; porque si bien no estaba reconciliado con Casio, oía los consejos de sus amigos, que le instigaban diciéndole que no se dejase llevar de las caricias del tirano, ni envilecer y comprar de sus beneficios; que antes debía irse retirando de su familiaridad y trato, porque era cierto le honraba, no para premiar sus virtudes, sino antes para distraerlas y infamarlas.
Habiendo revuelto estos pareceres Casio, la primera diligencia que hizo fue irse a buscar a Bruto, y después de haberse reconciliado con él por caricias y abrazos, le preguntó si se pensaba hallar en el Senado el día de las calendas de marzo, porque había entendido que los amigos de César aquel día querían tratar de establecer su reino.
30 o lo cierto, porque no quería irse mi hermano —porque vive aquí una dama de perfecciones tan sumas que dicen que faltan plumas para alabarla a la Fama, de la cual enamorado aunque no correspondido, por conseguirla perdido en Toledo se ha quedado, ........
Todo al llegar con la nariz repasa, y huele hasta un ratón que entrara en casa.-- »Repuso el rey que de la cueva aquella, sin antes ver Lucina, irse no quiere; y más hallar la muerte junto a ella que vivir lejos de su bien, prefiere.
Hay quien fue al mar, quien escapóse al jaro, y solo el rey no quiso ir o no pudo; pues le es tanto el amor agudo y caro, que quiere regresar al antro rudo, y no irse más de aquella alpestre corte, si no es al lado de su fiel consorte; »que, cuando ya después de haber salido, la vio volver al espantable aprisco, estuvo a punto, del dolor transido, de echarse sobre el Ogro en aquel risco; y fuese a él, y bien habría podido acabar en sus dientes hecho cisco, si no lo frena al cabo la esperanza, de rescatarla de la inmunda estanza.
Bien que comprendían el dolor de QUETZALCOATL, él, que había llegado a la fase máxima de perfección humana, COATLICUE, síntesis de la creación del verdadero hombre: sapiente de que nace de la tierra, pero debe elevarse al cielo arrancándose el corazón de los sentimientos, los instintos animales y las pasiones sensoriales, se sentía involucionado, echado hacia atrás, muy abajo de lo que había logrado. Había fallado y debía irse.