libreta


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para libreta

cuaderno

Sinónimos

Sinónimos para libreta

Ejemplos ?
A la libreta de la Cédula de adherirá una fotografía actual, tamaño pasaporte, de la persona; si ésta sabe firmar, firmará en el lugar indicado, y en todo caso, se pondrán las impresiones digitales de ambos pulgares de las manos y a falta de pulgares, de otros dedos de la mano.
La libreta llevará, en la forma conveniente, un espacio para constancia de que el portador de la Cédula ha ejercido el derecho de voto en las elecciones que se efectúen durante los seis años de su vigencia.
Además todo juez mayor tendrá una libreta por separado para asentar el nombre y filiación de todos los transeúntes que se presenten a los señores comandantes, quienes deberán dirigirlos al juez mayor para la operación indicada.
Modelo de documento de viaje El documento tendrá la forma de una libreta (aproximadamente 15 x 10 centímetros) Se recomienda que sea impreso de manera tal que toda raspadura o alteración por medios químicos o de otra índole pueda fácilmente descubrirse, y que las palabras "Convención del 25 de julio de 1951" se impriman repetida y continuamente en cada página, en el idioma del país que expida el documento.
Ismael entró al despacho de policía e hizo estos gestos: "Echó la mano al bolsillo interior de su saco y extrajo una libreta negra.
Dentro de la libreta negra estaba su pasaporte. Dejó la libreta negra sobre la mesa y le entregó el pasaporte al oficial. Éste conocía al fotógrafo y conversaron de algunas bagatelas.
El oficial selló el pasaporte de Abraham y el fotógrafo se echó al bolsillo el pasaporte y la libreta. Luego salió, echando a caminar por los muelles en dirección hacia la compañía de navegación.
Pero mistress Heep le dio algún quehacer, pues no solamente volvió con el papel, sino también con la caja que lo contenía y donde encontramos una libreta y algunos otros papeles que utilizamos más tarde.
Durcet, tan borracho como su compañero, tomó la libreta y quiso leer, pero como todo lo veía borroso y no lo lograba, el obispo lo reemplazó, y aunque tan ebrio como su compañero, pero llevando mejor el vino, leyó en voz alta alternativamente el nombre de cada culpable y su falta; el presidente pronunciaba inmediatamente una sentencia de acuerdo con las fuerzas y la edad del delincuente, siempre muy dura.
En este momento el Rey, que había estado muy ocupado escribiendo algo en su libreta de notas, gritó: « ¡Silencio!», y leyó en su libreta: -Artículo Cuarenta y Dos.
Queda, asimismo, una cola que sólo se podrá liquidar con la venta hipotética de novillos o capones que, quizás, engorden; y cuando, poco a poco, la libreta se haya comido, después de lo gordo, los animales al corte; después del rédito, el capital, entonces llegará el momento oportuno del ahorcamiento final; pues, siempre se debe degollar con tiempo la oveja moribunda, para que siquiera el cuero resulte un poco mejor.
Cada mes, es cierto, el carro de la pulpería pasa por el rancho, a alzar los cueros o la cerda, y también se apuntan en la libreta; pero don Juan Antonio apunta entonces lo menos posible; y como el muchacho, aunque diga, no revisa nada, los cueros resultan casi todos de epidemia o pelados.