Ejemplos ?
En septiembre de 1549 muere el gobernador Pérez de Tolosa y le sucede Juan de Villegas (1549-1553), quien luego de limar asperezas con Losada le da la oportunidad para desempeñar altas funciones.
Es muy importante que los pacientes con diabetes revisen sus pies a diario para identificar heridas, callos y úlceras. Prácticas más exhaustivas incluyen aplicar lubricantes en los pies, limar los callos, y cortarse las uñas.
Luego de la oportuna intervención de Jens, que logró limar las asperezas entre Timo Tolkki y sus ex compañeros de banda, Stratovarius volvería con un nuevo disco homónimo dos años después, y su ex vocalista se convertiría en sólo un recuerdo, recibiendo apenas unas tibias palabras de agradecimiento en el CD.
Hasta dentro de mucho tiempo no sabremos si el presidente Johnson pensaba en serio iniciar algunas de las reformas necesarias a un pueblo —para limar aristas de las contradicciones de clase que asoman con fuerza explosiva y cada vez más frecuentemente.
Por escribir de prisa, como si lo forzaran con puñal al pecho, descuida con frecuencia las reglas de la métrica y de la sintaxis, pecados graves en quien, como el, peca, no por ignorancia, sino por pereza para corregir y limar.
Será necesario, en primer término, limar asperezas, delimitar ámbitos operacionales, desarrollar doctrinas conjuntas, efectuar ejercitaciones teóricas y practicas, instrumentar cursos de estado mayor y de conducción conjuntos y, fundamentalmente, hacer comprender a todos y cada uno de los integrantes de un comando operacional, que la misión y la suerte de dicho comando se hallan por encima de toda consideración de orden institucional.
Escatima. Pena, dolor. Esclamina. Esclavina. Escofina. Lima para limar madera. Escotar. Pagar. Escultado, da. Oído, escuchado. Escusera.
Veo más acá a esos mismos hombres temblar ante su propia hechura y, como la pastora de la fábula, mentir amores y caricias para limar los dientes al león.
La leña necesaria para el horno abundaba en las montañas, y el agua que bajaba por las laderas permitían el funcionamiento de las norias, por lo que se utilizó intensivamente para limar las piedras de afilar.
Este éxito permitió limar diferencias entre ambas aficiones, que hasta entonces habían estado fuertemente enfrentadas, habiéndose producido incluso ocasionales incidentes.
Su reconocida capacidad para limar las discrepancias ideológicas y personales entre sus compañeros y sosegar los ambientes crispados iba a ser el mejor instrumento en la promoción política de quien todavía era en Madrid un diputado absolutamente anónimo.
Además se hicieron varios cambios al diseño para hacerlo más acorde con la producción en serie, ya que el diseño original del Bofors se ensamblaba manualmente y varias piezas llevaban el aviso de "limar para que encaje al ensamblar", necesitando varias horas/hombre de labor para completarlo.