lucifer


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para lucifer

demonio

Ejemplos ?
y la legión de Lucifer en tanto, reforzando la trápala y la bulla, a un tiempo brama, gruñe, llora, grita, bufa, relincha, ronca, ladra, aúlla; y asorda estrepitosa los oídos, mezclando carcajadas y alaridos, voz de ira, voz de horror, y voz de duelo.
Argentina tiarada de ónice y de mármol, se puede ver cuál luce sobre tu frente el diamante refulgente de las alturas, Lucifer: pues eres la aurora de América.
Pero son ya muchos los que, imitando a Lucifer, del cual es aquella criminal expresión: No serviré(8), entienden por libertad lo que es una pura y absurda licencia.
"¿Su Mercé está como enfermoso?", le preguntó Peralta. "Sí, hombre -contestó Lucifer como muy aplacao-. Se mi han alborotao en estos días los achaques; y lo pior es que nadie viene a hacerme compañía, porqu'el mayordomo, los agregaos y toda la pionada no tienen tiempo ni de comer, con todo el trabajo que nos ha caído en estos días".
Siguieron; a la otra mano salió Peralta con tute de reyes. "¡Doblo!", gritó Lucifer con un vozachón que retumbó por todo el Infierno.
el mismo «Diablo»; sí, ríanse cuanto quieran...; me empeñó más en su insensato amor, sin esperanza alguna. ¡Rival de Lucifer! Eso no se ve todos los días.
Llévesela y vaya a la iglesia, y ai, junto al altar de mi padre San Cayetano, está el retablo de mi padre San Miguel con el Diablo a los pies... Póngasela a Lucifer, que ése sí le recibe su flor.
Y el viejo cornudo entró, vociferando, dentro del saco. - Ya ves, Lucifer -dijo Pierre- que eres mío. Solo te liberaré si juras firmando con tu sangre sobre un papel que no vas a regresar jamás a este castillo.
Tenían cerillas de lucifer en vez de pedernal y acero, keroseno y electricidad en vez de velas y aceite de ballena, pero los espectáculos de escualidez, miseria, y degradación sobre los que brillaba la luz eran los mismos, y tan solo tenían el peor aspecto bajo ella.
El 2º: composición viendo el lugar; será aquí ver un gran campo de toda aquella región de Hierusalén, adonde el summo capitán general de los buenos es Christo nuestro Señor; otro campo en región de Babilonia, donde el caudillo de los enemigos es Lucifer.
Mientras que los cerdos comían bellotas, -muy abundantes en ese bosque- Pipète se subió a la cima de un árbol. Apenas se sentó allí cuando llegó Lucifer.
aqui está, Este hombre tiene un secreto Con que obra prodigio tal, Y como instantes los años Dulcemente se le van. De qué modo se compone Para hacerlo me dirá, O por quien soy que esta noche Con Lucifer va á cenar.