mártir


También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all

Sinónimos para mártir

víctima

Sinónimos

Ejemplos ?
Cabildo Abierto sobre la salud de la Ciudad en derribar el manglar.- En la Ciudad de Santiago de Guayaquil, en trece días del mes de Marzo de mil y seiscientos y cincuenta años, se juntaron a Cabildo Abierto, en el Hospital de Santa Catalina Mártir de esta Ciudad...
Ágreda instó al autor a que publicara la Carta; pero este se excuso diciendole que no tenia vocacion de mártir, y que de publicar aquella, se expondria, sin duda alguna, a las iras de los aparicionistas, quienes, si no habian respetado al Sr.
—Pero usted tiene la obligación... Para eso es enfermera... —¿Sí...? Seré enfermera pero no mártir... —Es que puede ponerse grave... —Eso no me importa.
Dejo que el lector medite sobre las razones que hacían “indeseable” para Rivadavia el legítimo mandatario oriental y que reflexione al propio tiempo acerca de la diferencia de dichos a hechos de aquel incomprendido “fundador y mártir” de la democracia argentina y voy derecho al asunto que pendía de resolución de la “Sala” a la hora en que don Ignacio Núñez firmaba su relación transcrita.
Como un novicio dócil, audaz como un marino, sumiso como un mártir, altivo como un rey, creyente sincerísimo, de buena fe cristiano y alerta siempre y siervo tenaz de su deber, para cumplir su sino, para alcanzar su empresa y en sus tribulaciones para encontrar sostén, buscó en la cruz amparo y pan pidió al convento; consejo pidió al monje, se confesó con él, con firme fe en sí mismo y en Dios con la esperanza, ceder no quiso un ápice ni paso atrás volver.
Estudiaba por el gusto de saber y llevar a sus alumnos lo más actual del conocimiento humano. Le agradaba sentirse protector y no dudaba en aspirar a mártir en contra de los cacicazgos.
Colón, como iba Cristo, por donde fué, fué dando albricias y esperanzas, promesas de un edén, y mártir como Cristo subió por un calvario de ingratitud al Gólgota de la vulgar sandez.
La dulce Patria, en que la luz del cielo visteis primera, y do la débil planta estampó el primer paso vacilante; la que os sustenta, amante y liberal nodriza; la que en su seno encierra de tanto ilustre mártir la ceniza, ¿teatro haréis de abominable guerra?
La Reina fue emparedada; pero su ama, que la quería mucho, logró hacer un agujero en la pared, y por allí la suministraba alimentos, como nosotras a nuestros polluelos; y esta señora vive, aunque una vida de mártir.
Un relámpago brilla; erguida en una colina aparece la Cruz, sobre la cual blanquea el desnudo cuerpo del Mártir, estriado de verdugones por los azotes y veteado de negra sangre.
Esta situación de mártir, de bebé vigilado segundo a segundo contra tal disparatada amenaza de muerte, no es seductora, a pesar de todo.
Cuando se supo en Auriabella el suplicio atroz del que llama el vulgo San Antonio de Illaos; cuando se tuvieron pormenores de aquella admirable constancia del joven mártir...