médano


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para médano

medaño

Sinónimos para médano

arenal

Sinónimos

Ejemplos ?
Salió una mujer, conversó con nuestro emisario y un muchacho trepó a caballo el médano, poniéndose atravesado e inmóvil, como ya lo hablamos visto hacer por otro.
con la cabeza entre los remos y los ojos fijos en el mísero hogar de la presa mutilada y perdida. Una banda pequeña de ñandúes cruza por el médano que está a media cuadra del paso del arroyo, y a un costado del camino.
El médano es un reducido círculo amarilloso en medio de dilatadas verduras, y en su centro mismo hay algunos arazaes y malezas solitarias, como si la costra fecunda del subsuelo protestara contra la aridez de las arenas.
Ya tranquilo se desliza, sin miedo a médano u hoya, sobre el mar que el viento riza: ya no hay banco ni baliza ni fondeadero sin boya; tras la niebla, en triste acento la sirena gime al pie del cantil, y en su lamento delata al escollo el viento, que ayer su cómplice fue; el faro su luz tranquila derrama en la inmensidad: ojo insomne que vigila con encendida pupila la nocturna oscuridad; y así, cuando el firmamento sus astros al mundo niega, puede el navegante atento saber a cada momento por qué regiones navega; que, en varias combinaciones de luces y de cristales, sobre la costa dispones brillantes constelaciones de estrellas artificiales.
Entre las quebraduras del terreno, desaparecen a ratos, y vuelven a aparecer; se destacan sus siluetas, en la punta de algún médano, dando al campo una animación inusitada; y basta para romper la monotonía del cielo azul intenso y realzar el tinte verdoso de la pradera, la alegre nota colorada de las banderitas punzó que corren.
Y la buena religiosa que debía ser entendida en el asunto, pues se encontró en la toma de Sebastopol, atravesó con las otras hermanas el polvoroso médano que nos separaba de las primeras casas del pueblo.
Habían andado media hora cuando divisaron una mancha negra violenta y prendida como un remiendo en el espacio dorado reverberante y como movido por una brisa que llegara desde abajo, del médano tendido.
Se reparó el muelle fiscal que se encontraba en pésimas condiciones y para ampliar la adaptación de agua potable de la población se construyó en la falda del médano de El Perro una casa para bombas, y se encargó a los Estados Unidos la maquinaria que al efecto es necesaria.
Caía grotescamente mientras seguía gritando. Al fin el rengo y los gritos se perdieron tras el médano. Los del grupo reían a carcajadas.
En la memoria conserva el recuerdo de que en tal punto, hay agua; en tal otro, buenos pastizales; que ha habido vacas allá, hace poco, y que habrá por consiguiente leña, o que en el médano tal, hay raíces combustibles; y allí irá en derechura, y acampará, desprendiendo de la cincha del caballo la pavita que pronto cantará, colgada de la cruz del facón plantado de sesgo sobre un fuego de leña de vaca, para cebar el confortante mate, con la yerba traída en los dobleces del pañuelo.
Al Norte, recta y espaciosa vía, Que a un lado y otro del arroyo cría Y a despecho del régimen propaga Mantos de zacatillo y verdolaga; Y que a un extremo y a cerrar el fondo Tiene un médano gris, enhiesto y mondo.
-En el medio del médano, desolado, estéril, árido, caliente como un horno, hay un hueco; y en el hueco, alfombrado de un hermoso pasto fresco y tupido, verde como una esmeralda, brilla un manantial de agua cristalina que refleja el azul del cielo.