ménade


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para ménade

bacante

Sinónimos

Ejemplos ?
En la mitología griega, Ágave era una ménade hija de Cadmo, rey de Tebas que, al frente de una muchedumbre de bacantes, asesinó a su hijo Penteo, sucesor de Cadmo en el trono.
Algunas piezas y series destacadas de las colecciones del Museo de Historia de Barcelona son: Relive de piedra de Montjuic con representación de una ménade (siglo I) Busto femenino de mármol, atribuido a Agripina Menor (siglo I) Llanta de una rueda de carro de época ibérica procedente de los silos del puerto de Montjuic (siglos IV-III aC) Fragmento de un miliario de la Vía Augusta encontrado en Hostafrancs (siglo III) Placa epigráfica de mármol con el nombre completo de la antigua colonia romana de Barcino (110-130) Busto masculino de mármol peinado según el modelo de Antonino Pio (siglos II-III) Vaso corintio de cerámica decorado con una escena de batalla (siglos II-III) Tablero de juego de "cinco en ralla" gravado en una losa de piedra(siglos I-V) Jinete.
Guiando a las fieras que tiran del carro se ve al dios Pan (dios de los pastores y rebaños), vestido con básara (un tipo de túnica de oriente con mangas) y cubierto con nebris (piel de cervato). Delante de este dios puede adivinarse una ménade de la que sólo se conserva una pequeña porción del manto.
Más tarde, Maxine está bajo la influencia de una ménade y pierde sus limitaciones, después de lo cual comienza repartiendo su verdadera opinión sobre Jessica.
Detrás de las tigresas ve otra ménade coronada de hiedra, que vuelve su cabeza hacia el dios. El mosaico destaca por su carácter pictórico y volumétrico, que se aprecia en los cuerpos de los felinos de tiro, y en las anatomías humanas.
En la sala de estar (oecus) se conservan dos cuadritos que representan uno a una Ménade sentada y el otro a un Panisco o Silvano junto a dos mujeres que conversan.
La segunda trama se refiere a la ménade Maryann que visita Bon Temps después de que Tara atrajera su atención al final de la primera temporada al intentar eliminar un demonio de su interior con la ayuda de una estafadora que se hacía pasar por sacerdotisa de vudú.
Archivo:Ménade relieve romano (Museo del Prado) 01.jpg Ménade...
En la mitología griega, Ágave era una ménade, hija de Cadmo, rey de Tebas, la cual, al frente de una muchedumbre de bacantes, asesinó a su hijo Penteo, sucesor de Cadmo en el trono.
La convocatoria de los Britlingens requiere gran cantidad de magia y dinero, y una vez convocados son muy difíciles de matar. Ménades: una ménade es una seguidora femenina del dios griego Dioniso.
La sangre ménade es corrosiva para los vampiros y también tienen su propia clase de control en cualquier criatura a través de locura.
Esta particular interpretación queda ejemplificada en la Ménade danzante (bacante), donde todo es movimiento, proyección, dinamismo, búsqueda del infinito: básicamente, un verdadero salto al futuro.
Se le atribuyen: una Ménade Furiosa, a la que numerosos epigramas de la Antología griega rinden homenaje; Meleagro del Vaticano; estatuas de Asclepio e Higía en el templo de Asclepio en Gortina, en Arcadia; una estatua de Afrodita Pandémos en Elis; una estatua de Hécate en Argos; dos Erinias del templo de las Augustas Diosas en Atenas; un Heracles en Sición; un Apolo en Ramnunte, que se encontrará en el templo de Apolo en el Palatino, en Roma, cantado por Propercio (II, 31).
presente igualmente en el Louvre; Compañía de Diana, inspirada en una Diana cazadora del escultor francés René Frémin; Venus, copia de una Venus saliendo del agua del siglo IV a. C. que se puede contemplar también en el Louvre; Diana peinándose, copia de una ménade helenística del siglo III a. C.
También tuvo una hija, Epiro. Era una ménade o seguidora del dios Dioniso (Baco en la mitología romana). En la obra de Eurípides Las bacantes, Penteo no reconoce la divinidad de Dioniso y prohíbe su culto.
El ejemplo de la Ménade ilumina y resulta trágica al mismo tiempo; la expresividad de la cara de la mujer, su movimiento, el drama de sus rasgos, es contagiosa y perturbadora y conmovedora al mismo tiempo.
Un género donde abundó un poco más el desnudo femenino fue en la representación de bacanales y ritos dionisíacos, donde junto a los sátiros y silenos aparecía todo un coro de ménades y nereidas en sensuales y desenfrenadas posturas, cuyas escenas fueron muy representadas en los sarcófagos funerarios, y fue un tema frecuente en el taller escultórico de Escopas, autor de varias figuras relacionadas con el culto a Dioniso, como la Ménade de Dresde.