madriguera


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para madriguera

guarida

Sinónimos

Sinónimos para madriguera

Ejemplos ?
Los duros colmillos dieron cuenta de los más bravos perros, como de cabritos y de corderillos. Francisco salió: al lobo buscó en su madriguera.
Volviéron al cabo al sitio donde estaban primero, habiendo visto la balsa, casi imperceptible para ellos, que llaman el Mediterráneo, y el otro estanque chico que con nombre de grande Océano rodea nuestra madriguera; al enano le daba el agua á media pierna, y apénas si se habia mojado el otro los talones.
Los vecinos de San Jerónimo, entonces como hoy, se entregaban a Morfeo a la misma hora en que lo hacen las gallinas; así es que el pueblo estaba desierto como un cementerio y más obscuro que una madriguera.
Como el perro se abalanza al cervato herido por una flecha que al saltar de la madriguera le tira un cazador, dejándole sin vigor los miembros; así el belicoso Antíloco se arrojó a ti, oh Melanipo, para quitarte la armadura.
Yo los sesos me devano y en pensar me vuelvo loca, la suegra de mi cuñada, ¿qué parentesco me toca? Una serpiente feroz y ligera, que nunca se aparta de su madriguera, y que metida en su rincón a muchos le causa su perdición.
Se os arrancará la careta. Mochuelos que huís de la luz, ahora sí que os quemamos la madriguera. Pereceréis entre las llamas, ya que nos queríais asar a nosotros en las de la ominosa Inquisición».
Voy a referirlo. Como tenía vergüenza de ver su cabeza pelada, fue a esconderse a una madriguera de zorras. Al volver percibió el zorro en la oscuridad dos ojos grandes que brillaban como ascuas, se amedrentó y huyó.
-¡Ah!, respondió el zorro; en el fondo de mi madriguera hay un monstruo espantoso, que me ha mirado con dos ojos como dos ascuas.
-Pronto le echaremos, dijo el oso, y fue también a mirar al fondo de la madriguera; pero cuando vio aquellos terribles ojos se llenó también de espanto, y huyó con la mayor ligereza para no tener que habérselas con el monstruo.
JULIÁN GIMÉNEZ Ya se nos volvió a ladiar con su prosa compañero, ¡sujete más el garguero y deje de retozar! La mugre aunque cosa fiera siempre se puede lavar; ¿y usté como va a sacar del cuerpo su madriguera?
-Dices bien, contestó el oso; pero hay en la madriguera del zorro un monstruo de miradas tan temibles que no podemos hacerle desalojar.
Cual por la selva númida o masilia, huye acosada la animosa fiera, y, aunque huye, con soberbia faz se exilia, y lenta cede y va a su madriguera; así el infiel, cercado por familia tan enfadosa, grande y barullera de espada y lanza y de volante flecha al río a paso lento al fin se echa.