magno

(redireccionado de magnos)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para magno

grande

Sinónimos

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para magno

Ejemplos ?
Colección Terra (12 discos) (2000) Y (Con Jose Antonio Ramos) (2005) Looking Back Over The Renaissance (2009) Looking Back Over The Baroque (2011) Flauta, dulce flauta (2011) Looking Back Over Chopin (2012) Javier Krahe - Valle de lágrimas (LP, Album) (1980) Babia - Oriente - Occidente (1982) Luis Eduardo Aute - Entre amigos (1983) Luis Pastor - Coplas del ciego (LP, Album) (1983) Vainica Doble - Nanas para traer un niño al mundo (7", Single) (1984) Joaquín Sabina Y Viceversa (3) - Juez y parte (LP, Album) (1985) Curva Peligrosa - Magnos problemas (Vinyl) (1985) Toreros Muertos...
Después de la finalización de Meditron, Magnos, Blitz, Arakna, y Jinx, el sistema de la página web de conversión genética fue responder durante varios días, antes de que se reactivó con el texto actualizado y dos héroes, recientemente concluida, Goliat, y Tork.
Después de procesar Meditron, Magnos, Blitz, Arakna y Jinx, un virus de repente hace que el HELIX para entrar en modo de seguridad de apagado, haciendo que el contacto no puede terminar de procesar los genomas.
Y esto no era otra cosa que conseguir que el armado enemigo -aun sin ser herido de gravedad- acabara "abollado" en su armadura y "doblado" en sus fuerzas ante tan magnos tajos (golpes).
Ella es una tempestad Necro similar a un mosquito con cuatro alas grandes y dos brazos y pelea con un equipo temible para canalizar sus poderes. Magnos - La posesión de lo natural (y mutación mutado) la capacidad para manipular masa y la gravedad para ser capaz de absorber radiación y los rayos cósmicos, Magnos se convirtió en el luchador más fuerte de su clan derrotar a todos los opositores en los anillos de Nexus Zelem hasta que el ataque Darkspore.
Cuando comparo entre los historiadores contemporáneos á Ferrer del Río, por ejemplo, historiador de Carlos IV, alam- bicado en la frase, de un purismo amanerado, y con criterio propenso siempre á apreciaciones inexactas, con don Bartolomé Mitre, historiador de San Martín y de los magnos días de lu- cha por la autonomía de un mundo, con su estilo llano y ele- gente, con su envidiable tino para compulsar documentos sa- cando de ellos el jugo animador de la narración, y con su ningún apasionamiento para deducir lo que se entiende por filosofía de la historia, siéntome como hijo de esta gran patria americana, íntimamente satisfecho y gozoso.
Dioses magnos, haced que verazmente prometer pueda y aun que esto sinceramente diga y de ánimo, para que lícito sea a nosotros por toda la vida conducir, eterno, este pacto de santa amistad.
Los demás… magnos poetas, o que se creen, no me interesan, ya son los personajes de la encuesta donde dictan los modos de escribir al día y los decálogos narcisos de su alter mismo generando títeres epígonos de un libro.
Otorgando con su esencia, de blanco o negro color; sensaciones individuales, dependiendo la elección. Estos magnos participantes, procuraban con afán; endulzar a los “Porteños”, en su diario caminar.
Más que artículos y peroraciones convencería ese pequeño batallón de luchadores que viven en el ambiente de la naturaleza, libres de la atmósfera envenenada de los magnos centros de población.
Como para mayor ejercicio de la razón, aparece en la naturaleza contradictorio todo lo que es lógico; por lo que viene a suceder que esta época de elaboración y transformación espléndidas, en que los hombres se preparan, por entre los obstáculos que preceden a toda grandeza, a entrar en el goce de sí mismos, y a ser reyes de reyes, es para los poetas, –hombres magnos, –por la confusión que el cambio de estados, fe y gobiernos acarrea, época de tumulto y de dolores, en que los ruidos de la batalla apagan las melodiosas profecías de la buena ventura de tiempos venideros, y el trasegar de los combatientes deja sin rosas los rosales, y los vapores de la lucha opacan el brillo suave de las estrellas en el cielo.
53 Me he reído de no sé quién ora, del corro, que, cuando admirablemente los vatinianos cargos mi Calvo había explicado, admirado dice esto, y las manos levantando: “Dioses magnos, mamarracho diserto.” 54 De Otón la cabeza que un pueblo es más diminuta, y de Herio rústicamente semiaseadas las piernas, sutil y leve el pedo de Libón.