majadería

(redireccionado de majaderías)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para majadería

Ejemplos ?
Evidentemente, para adueñarse de la voluntad de las masas hay que poner en circulación ideas muy toscas y asequibles; porque las ideas difíciles no llegan a una muchedumbre; y como entonces va a ocurrir que los hombres mejor dotados no van a tener ganas de irse por esas calles estrechando la mano al honrado elector y diciéndole majaderías, acabarán por triunfar aquellos a quienes las majaderías les salen como cosa natural y peculiar." Y años después –me parece que era el año 1893– recalcitrante, tenaz en su posición antidemocrática, venía a decir: "Yo soy un admirador entusiasta del sufragio universal, con una sola condición: la de que nadie vote." Y añadía: "No se crea que esto es una broma de mal gusto.
¡Usted se ha propuesto hacerme decir ridiculeces y majaderías impropias de un hombre de carácter, para reírse luego de mí, y declararse vencedora!...
Le conocían bien por sus brutales majaderías...
Y, naturalmente, de la verdadera estética: el sentimentalismo de nuestro público y de nuestros jurados es el que trasudan Antony y cien dramones más; el de, el moralista (!!) del famoso mátala; el sentimentalismo de ojeras pintarrajeadas y melenas sucias, envejecido, descompuesto, maloliente, repulsivo, después de sesenta años de majaderías peligrosas a todo corazón sano; el sentimentalismo de folletín.
En algunas ocasiones, y por lo regular cuando quisiera tener el pensamiento más distante de tales majaderías, porque una ocupación seria reclama mi atención y el empleo de todas mis facultades, acontece que comienzan a agolparse a mi memoria estos recuerdos importunos y la imaginación, saltando de idea en idea, se entretiene en reunirlas como en un mosaico disparatado y extravagante.
Versos no son poesías, y van en sentido inverso cuando se escriben en verso vulgares majaderías; y escribir en verso ideas estúpidas y vulgares, es como incensar altares con tufo y humo de teas.
Sin duda soñaba con las majaderías que nos refirió el zagal, se dijo Garcés, restregándose los ojos con mucha calma, y en la firme persuasión de que cuando había creído oír no era más que esa vaga huella del ensueño que queda, al despertar, en la imaginación como queda en el oído la última cadencia de una melodía después que ha expirado temblando la última nota.
Yo prometo solemnemente que si a mi enferma imaginación le aprovechan estas sangrías y mañana o pasado puedo disponer de mí mismo, he de aplicar todas mis facultades a algo más que enjaretar majaderías, y tal vez mi nombre pase a las futuras generaciones, unido al de un nuevo betún, unos polvos dentífricos o algún otro descubrimiento o invención útil a la humanidad.
Sí, señor, pocas, pero las hay; también hay majaderías...
(hacia 1900) El anacronópete Valladolid: Editorial Trasantier, 2014. Valencia: Pascual Aguilar, 1899. Más majaderías. Valencia. Pascual Aguilar, 1889.
Eduardo España es Doña Margara Francisca - Ganadora, una señora que se la vive haciendo pellizcadas, suele decir muchas majaderías rematando con su frase "con todo respeto", se enamora de Odilón y se resistieron mucho para besarse, al final se dan un beso pero su relación no dura mucho.
ed., Santiago, Chile, Imprenta Talleres Casa Nacional del Niño, 1938. 384 p. Majaderías socialistas, Santiago, Chile, Imprenta El Imparcial, 1942.
su chocolatito", "El Cepo", "Sotelito de mis Ojos", "Mary", "El amor es dulce", "La voz del amo", "Basta de majaderías", entre otras.
Durante años su uso se atribuyó sobre todo a personas de escasa educación, por lo que se le relacionaba con groserías y majaderías, con el uso siempre frecuente del lenguaje propio del caliche o caló, pero por su complejidad ha atraído a no pocas personas de gran nivel cultural, las cuales buscan e incluso elaboran un albur más sutil y difícil, ya que las expresiones deben evitar toda connotación grosera o peyorativa.