maldecir

(redireccionado de maldice)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para maldecir

condenar

denigrar

Sinónimos para maldecir

blasfemar

Ejemplos ?
En la naturaleza los seres nacen bendecidos y amados por sus padres; en la sociedad, al revés; engendra Egipto a la Sinagoga, y la rechaza; engendra la Sinagoga a la iglesia, y la maldice; engendra la iglesia a la revolución, y la excomulga.
Es pueril reprochar al cristianismo su falta de verosimilitud científica; el cristianismo sacó del dolor recursos maravillosos, y libró a los bárbaros de la negra pesadilla final; ¡cuántos, a cambio de evitar el aniquilamiento absoluto, elegirían el infierno! En el infierno se sufre, se conspira, se maldice, se vive.
Soñando a vivir venimos, Pero en tu región vacía, Cuantos más días vivimos, Soñamos más cada día. Te sueña la pasión loca Y ambiciona tus laureles; Cuando la razón te toca, Maldice tus oropeles.
La patria empobrecida, herida en sus más caros intereses, cubierta de luto, maldice desde lo íntimo de su corazón a sus hijos desnaturalizados que, con una u otra bandera, y so pretexto de redimirla, la ultrajan y la esclavizan y la arrastran sobre el fango de todas las malas pasiones al abismo de su ruina.
Y sobre esa montaña única que alza su frente titánica, envuelta en su fría túnica como una visión satánica. Posa tu vuelo magnífico, y con acento despótico maldice y truena terrífico contra todo lo estrambótico.
10 No acuses al siervo ante su señor, Porque no te maldiga, y peques. 11 Hay generación que maldice á su padre, Y á su madre no bendice.
Ella me hizo á mi padre aborrecida, Y asi ¡ay de mi! cuando á mi padre acudo El maldice colérico mi vida. Porque todo su amor, por ella hurtado Ella sola lo tiene, y avarienta Del cariño y del oro Que mi mísero padre la ha mostrado, Las tristes horas de mi vida cuenta De su amor heredera y su tesoro.
Hüir, hüir la mira el peruano guerrero y arde en ira, de más lucha ganoso, de más gloria sediento y codicioso: acusa de sus naves la demora y maldice al destino que le rehúsa ahora veloces alas de huracán marino y en la playa lo prende y encarcela, y de volar le priva por el abierto acuático camino en seguimiento, con vapor o vela, de la veloz armada, fugitiva ¡Ah!
A veces se cree que llora, Y otras, con voz insegura, Preces por bajo murmura, Que son conjuros tal vez; Y a veces, con ira impía, Jura, y maldice, y blasfema, Provocando un anatema De Dios, con su insensatez.
Compasivo, tú me tornas la fuerza y aliento, y mitigas el duro tormento con que rasga mi seno el dolor. al sentir tu benéfico influjo, no al destino mi labio maldice, ni me juzgo del todo infelice mientras pueda lucirme tu sol.
El alma se subió al cielo De aromas y de delicias, Del armónico instrumento Con los sones confundida, Y el nocturno centinela De la torre allí vecina, Con voz lúgubre y pausada, «Son las nueve», repetía. II Sélner no quiere vivir, Maldice la luz que brilla, Deja su hogar, pero vuelve, Que anhelando está la vista.
7 Y decía Semei, maldiciéndole: Sal, sal, varón de sangres, y hombre de Belial; 8 Jehová te ha dado el pago de toda la sangre de la casa de Saúl, en lugar del cual tú has reinado: mas Jehová ha entregado el reino en mano de tu hijo Absalom; y hete aquí sorprendido en tu maldad, porque eres varón de sangres. 9 Entonces Abisai hijo de Sarvia, dijo al rey: ¿Por qué maldice este perro muerto á mi señor el rey?