maledicencia

(redireccionado de maledicencias)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para maledicencia

murmuración

Ejemplos ?
Eran uno o dos viejos que compartían las pasiones y los chismorreos de sus criados; cinco o seis solteronas que se pasaban el día entero tamizando las palabras y envidiando las acciones de sus vecinos y de las personas colocadas en la sociedad por bajo o por cima de ellas; y luego, algunas mujeres de edad, exclusivamente ocupadas en destilar maledicencias, en llevar un registro exacto de todas las fortunas o en investigar los actos ajenos: pronosticaban los matrimonios y censuraban la conducta de amigos con igual acritud que la de sus enemigos.
En el salón de los Tiphaine, se tomaba venganza de las horribles maledicencias que el partido de Vinet venía propalando desde hacía dos años; los Rogron eran unos monstruos, y el tutor iría al banquillo.
Con todo ello se busca evitar cualquier fundamento a maledicencias sobre el grado de cumplimiento del compromiso de celibato por parte de los miembros.
A finales de 1912 se derribó el chalet en cuyo terreno había de construirse la residencia, inaugurada el 10 de diciembre de 1915. La construcción sufrió problemas en forma de maledicencias, envidias, huelgas, obstáculos administrativos y hasta algún pleito.
En Hipatia (Patras, capital del Ducado de Neopatria) todavía están presentes muchas maledicencias...
Ocupaban muchas veces la tapa de la revista, pero también tenían su página interior, muchas veces representando coristas o chicas en la playa que lanzaban sus suaves maledicencias hacia otras o deslizaban sus aventuras interesadas con ingenuos hombres adinerados, en chistes de un solo cuadro.
De hecho, el 19 de marzo de 1941 fechó la primera aprobación jurídica que recibió el Opus Dei, como Pía Unión, y a partir de junio del mismo año mantuvo una interesante correspondencia con el abad coadjutor de Montserrat, Aurelio María Escarré, explicando la naturaleza del Opus Dei y el origen de las maledicencias.
En su momento se dijo que, sólo para la decoración pictórica, los jesuitas habían previsto cien mil pesetas; pero es difícil saber si se trata de un dato real o uno más de los bulos y maledicencias que se prodigaron alrededor de la obra.
Escribió unas Memorias familiares y literarias en prosa, muy interesantes, que narran la vida difícil y anormal de uno de sus hermanos y se dividen en tres partes, llenas de noticias curiosas, maledicencias, hervores poéticos y retratos muy bien trazados de figuras y figurones de la época; el autor figura en ellas con el anagrama de Saldino de Ovalle.
En la noche del 15 de septiembre desconocidos abrieron un boquete en la pared de la Contaduría y se llevaron 9400 pesos. Las maledicencias contra Céspedes no habían cejado.
Como muchos capitanes y soldados reclamaban encomiendas y premios por sus servicios, y se ponían a hablar maledicencias contra la autoridad, el virrey invitó a Palacio a los principales cabecillas.