maleza

(redireccionado de malezas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para maleza

maraña

Sinónimos para maleza

Ejemplos ?
“Tú, venado, sobre el camino de los arroyos, en las barrancas, dormirás; aquí vivirás, en las hierbas, en las malezas; en las selvas, fecundarás; sobre cuatro pies irás, vivirás”.
Entre las secciones Torata-Saracay la mano del labriego ha comenzado ya a hacer sus penetraciones y a palpar la tierra, desbrozando las malezas milenarias que albergaban fieras e insectos venenosos, para los cultivos de arroz, maíz, café, etc., y plantando sus habitaciones, que llevan el halago de afianzar más el imperio de la soberanía ecuatoriana.
El médano es un reducido círculo amarilloso en medio de dilatadas verduras, y en su centro mismo hay algunos arazaes y malezas solitarias, como si la costra fecunda del subsuelo protestara contra la aridez de las arenas.
Cuadros de verdadero patetismo se hincaban en medio de las malezas del trópico, con la caída de mujeres grávidas; con el rodar de cuerpos hacia la arcanidad del abismo y en las corrientes estrepitosas de ríos que se llevaban sobre el vértigo de una carcajada turbia, al hijo idolatrado, al padre cariñoso y a la madre sacrificada.
Los tiradores se arrojaron al suelo a espaldas de la hondonada cubierta de malezas, mordiendo el cartucho; el resto de la extraña tropa distribuyose en el interior de las ruinas que ofrecían buen número de troneras por donde asestar las armas de fuego; y las mujeres, en vez de hacer compañía a las transidas cabalgaduras, pusiéronse a desatar los sacos de munición o pañuelos llenos de cartuchos deshechos, que los dragones llevaban atados a la cintura en defecto de cananas.
En esa posición, sin lanzar un grito, empezó a arrastrarse en medio de las malezas hacia lo intrincado del matorral, sobre el que apoyaba su ala Heitor.
Bonifacio tomó hacia el Sur, por un barranquillo tapado de malezas y árboles silvestres, que muy luego le llevó al camino de Tetuán, o bien a la borrosa vereda que, siguiendo las ondulaciones de puntas y playas, conduce a Cabo-Negro por el valle del Tarajar, por el de los Castillejos, por Monte-Negro y por las lagunas de Río-Azmir, nombres que todo español bien nacido leerá hoy con amor y veneración, y que entonces no se habían oído pronunciar todavía en España ni en el resto del mundo civilizado.
Iba, pues, salvando dificultades y tropiezos, cruzando por entre malezas y riscos, y subiendo y bajando cuestas, porque el suelo era cada vez más agrio y quebrado.
Ellos los advenizos descuajaron bosques, montañas vírgenes y rastrearon hasta las malezas, torturados con la idea obsesionante de buscar oro y más oro.
Para llegar a este sitio había que pasar por un camino que se hallaba en una hondonada; hizo pasar primero la carreta, después, deteniendo los caballos volvió atrás, cubrió el camino con árboles y malezas, de modo que no era posible pasar.
Y otra vez roca y roca, pedregales desnudos y pelados serrijones, la tierra de las águilas caudales, malezas y jarales, hierbas monteses, zarzas y cambrones.
Labriegos transmarinos y pastores trashumantes---arados y merinos—; labriegos con talante de señores, pastores del color de los caminos. Castilla de grasientos peñascales, pelados serríjones, barbechos y trigales, malezas y cambrones.