malicioso

(redireccionado de maliciosos)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para malicioso

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para malicioso

Ejemplos ?
Y peligrosa esta contienda, porque hombres turbulentos y maliciosos frecuentemente la retuercen para pervertir el juicio de la verdad y mover la multitud a sediciones.
Mas el que vilipendia los juicios de los que le elogian, menosprecia también la temeridad de los maliciosos, cuya salvación, si él es verdaderamente bueno, no desprecia; porque es tan justo el que tiene las virtudes que dimanan del espíritu de Dios, que ama aun a sus mismos enemigos y de tal modo los estima, que a los maldicientes y que murmuran de él, corregidos y enmendados los desea tener por compañeros, no en la patria terrena, sino en la del Cielo, y por lo que se refiere a los que le alaban, aunque no, haya asunto de que ponderen sus virtudes; pero no deja de hacer caudal de que le amen, ni quiere engañar a éstos.
Pero ¿qué tiée que ver to eso con lo que me pasa a mí con mi Joseíto? Y los ojos magníficos de María se posaron interrogadores en los pequeños y maliciosos de Candelaria.
Se les disimula á los niños el ser maliciosos, y á veces se estiende esta condescendencia hasta estimularlos á cierta malicia; porque no teniendo ésta nada de criminal, supone cierto gérmen de talento, de que en adelante puede sacarse buen partido; sin embargo, esta indulgencia puede ser peligrosa; la astucia que supone la malicia vá insensiblemente disponiendo á la malignidad, y de ser maligno á ser malvado dista á veces muy poco.
Música (N.º 10 B) Mazurca de las segadoras Rosa Por entre las mieses, a su ocupación, va la segadora con el segador, sin temer los rayos del ardiente sol, que ambos en sus venas llevan más calor. Y por los trigos viéndolos ir, los maliciosos suelen decir: ¿a dónde diablos irán los dos juntos por esos trigos de Dios?
Los escopetas y cazadores ejercitados matan, pero los aficionados principiantes, o se sobrecogen a la salida del «bicho» y pierden el momento favorable, o se mueven y hacen torcer de su camino los animales maliciosos, o tiran por fin demasiado pronto, sin calcular el tiempo y la distancia, el vuelo recto de la perdiz o torcido de la paloma; en una palabra, no logran hacer dar a una liebre la vuelta «de campana».
Le creíamos gran poeta, porque publicaba a veces versos del género de los de Espronceda y Zorrilla... y aun de la misma tela, si se ha de creer a los maliciosos.
Hay entre estas gradas algunos que conocen el peligro que se cierne sobre nosotros y se niegan a aceptar lo evidente; algunos que con sentencias flexibles alimentan la esperanza de Catilina y dan pábulo a la naciente conjura cerrando los ojos ante ella; algunos que no sólo son una gran cantidad de maliciosos atraídos por el carisma de los anteriores, sino también ignorantes que, si esto advirtieran, dirían que me he convertido en un tirano.
Más de quinientas personas paseantes o que iban a la misa de doce, había a la sazón en la plaza, y permanecieron impasibles mirando el grupo. Algunos maliciosos se limitaron a decir: «Estos van a matar al marqués o a Picado».
El señor marqués de Valdelirios niega el trapicheo con las domésticas; sostiene que su mujer, si bien antes de casarse rengueaba ligeramente, después de la bendición echó a un lado el disimulo y dio en cojear de un modo horripilante; manifiéstase celoso de un caballero de capa colorada, que siempre se aparecía con oportunidad para dar la mano a la marquesa al bajar o subir al carruaje; y concluye exponiendo que él, aunque la iglesia lo mande, no puede hacer vida común con mujer que chupa cigarro de Cartagena de Indias. Por este apunte imagínense el resto los lectores maliciosos.
Aunque en los nombres de Tomillarejo y Retamarejo haya alguna semejanza, no sucede así en el carácter de sus habitantes, porque todo lo que tienen de sencillotes y a la buena de Dios los de Tomillarejo, tienen los de Retamarejo de maliciosos y otras cosas que me callo, porque no he de ser yo tan murmurador y burlón como ellos.
Discurso En los grandes movimientos de las repúblicas y reinos hacen oficio de adivinos los desocupados maliciosos, y de astrólogos los mal contentos que atienden.