malvado

(redireccionado de malvados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para malvado

Sinónimos para malvado

malo

Ejemplos ?
No hice sino pagar mi deuda. ¿Te acuerdas de aquel muerto con quien quisieron cebarse aquellos malvados? Diste cuanto tenías para que pudiese descansar en paz en su tumba.
En otro tiempo su gloria no era grande, pero ellos deseaban la guerra a los hombres. realmente dioses antaño; pero sus espantosos rostros eran malvados.
He aquí el porqué de que no me aflige tanto la perspectiva de la muerte, confiando en que después de esta vida existe todavía algo para los hombres, y que, según la antigua máxima, los buenos serán allí mejor tratados que los malvados.
Me parece también, Cebes, que nada puede oponerse a estas verdades y que no nos engañamos cuando las admitirnos; porque es seguro que hay una vuelta a la vida, que los vivos nacen de los muertos, que las almas de los muertos existen y que las almas de los justos son mejores y las de los malvados peores.
Los vampiros son seres malvados que recibieron el castigo de ser así, por haber tratado de asesinar al sol dorado que, después de ese atentado, se volvió verde y cada doce horas, cierra los cortinones de su palacio y deja a nuestro valle en la oscuridad morada.
El sólo nombre de Lope de Aguirrc aterroriza. Fecundísimo en crímenes y en malvados fué i ara el Perú el siglo XVI. No parece sino que España hubiera abierto las puertas de los presidios y que, escapados sus moradores, se dieron cita para estas regiones.
Y ante hombres y mujeres redivivos, malvados del poder y la hipócrita política, agiotistas de las hambres y el abuso, calañas del engaño y las promesas, falsarios de divinas esperanzas, impíos tiranos, atónitas quedarán las multitudes, temblorosas de la furia arrasadora que hará vomitar todas sus pestes ante el jueceo supremo, -¡Ohuaya Teotl!- el castigo a sus falacias usureras.
También anda deshaciendo entuertos el valiente Don Quijote que junto con el Cid quieren vencer a los malvados reyes de la noche de Nueva York.
Las golondrinas, que son tan buenas y tan madreras, se pusieron a alimentarse en coro sobre la suerte de la pobre Reina y de las inocentes criaturas, y los mellizos se miraron asombrados, sospechando si podrían ser ellos aquellos niños abandonados. La narradora prosiguió: -Pero oigan ustedes lo que ha permitido Dios para burlar los planes de los malvados.
(Pausa.) ¿Lo habrá matado la Acordada? (Se levanta presa de gran excitación.) (Gritando.) ¡Asesinos! ¡Malvados! ¡Infames! (Se retuerce los brazos con desesperación, y se tira al fin en el petate, escondiendo el rostro entre las manos.) JUAN (Pasea por su calabozo; se detiene.) ¿Qué habrá sido de mi Marta?
Ella era una mujer, sus fuerzas escasas, pero sentía en su alma el ardor de la indignación, porque aquellas cosas no podían agradar a Cristo, nuestro Redentor: aquellas cosas eran obra de las potencias infernales, eran la sombría acción de los demonios, que acaso se habían metido en el cuerpo de los lobos aulladores, para castigar a los malvados y hartarse de sangre de cristianos ortodoxos.
Jean y Jeannette hicieron ricos a sus padres y todo el mundo acabó siendo feliz. Hace falta comportarse bien con los padres, hasta en los casos en que ellos hayan sido malvados con los niños.