mamar

(redireccionado de mamé)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para mamar

sorber

Sinónimos

Ejemplos ?
El edificio más emblemático de Trefacio es su iglesia parroquial de San Mamé que se encuentra situada en la plaza del ayuntamiento.
Tras este descubrimiento, no descansará hasta conocer el destino de la joven Sarah y su relación con la familia de su marido. Personajes: Sarah, Julia, Bertrand, Zoë, Mamé, Edouard, Jules, Geneviève, Amélie, Rachel.
La gente estaba muy confundida y cada vez había más pisos vacíos en la ciudad, que rápidamente eran ocupados por otras familias. Julia visita muy a menudo a Mamé, la abuela de Bertrand.
Un día recibe una llamada de su suegro, Edouard, quien la cuestiona por haber preguntado por el apartamento y le dice que no debe preguntar nada más a Mamé sobre el particular.
Después de la entrevista, Julia se siente mareada y su hija le advierte que tiene sangre entre las piernas, por lo que regresa a casa para recibir cuidados médicos. Mamé, la abuela de Bertrand, sufre un derrame cerebral y muere.
1999-2000--- Juan Antonio Machín (38 partidos) 2000-2001--- Francisco Díaz "Cuco" (38 partidos) 2001-2002--- Mame Fernández (38 partidos) 2002-2003--- Mame Fernández (40 partidos) 2003-2004--- Juan Antonio Machín (38 partidos) 2004-2005--- Juan Antonio Machín (38 partidos) 2005-2006--- Juan Antonio Machín (38 partidos) 2007-2008--- Juan Antonio Machín (28 partidos) 2007-2008--- Enrique Pérez (15 partidos) 2008-2010---Mamé Fernández 2009-2010---Blas Hernández De los 300 partidos que ha disputado el Orientación Marítima en Tercera División a lo largo de su historia, el defensa central Aridane sólo se ha perdido 42 encuentros.
"Creo -es decir, estoy seguro- que mi identidad política terminó en diciembre del año 1938, en el frente de Extremadura, cuando, unos instantes antes de caer prisionero en manos de los moros de la 13.ª División del general Yagüe, tuve que romper mi carné de las Juventudes Socialistas; pero la ideología que mamé en mi niñez, en mi casa de gente humilde y en las fábricas o talleres donde trabajé, sigue latente en mí.
De ella comentaba: «Juntamente con la leche de mi nodriza mamé también las escarpas y los martillos con los cuales después he esculpido mis figuras».